Desde los primeros tintineos de "Believe (Nobody Knows)" Jim James (voz y guitarra) y el resto del grupo nos parecen indicar que una corriente fuerte de optimismo y felicidad se avecina. El séptimo trabajo de My Morning Jacket no se trata de un trabajo más acerca de melancolía acústica, barbas alargadas o soledad. En esta ocasión, siguen mayoritariamente en la línea de rock de estadio que está empezando a predominar en sus últimos discos y lo llenan de psicodelia. Probablemente es su trabajo más melódico.

Ya se veían venir bríos festivos desde el Circuital de 2011, pero siempre en balance con lo meditabundo y lo triste. Tras un breve coqueteo con la electrónica en su disco solista, Regions of Light and Sound of God, James reunió al resto de la banda para retornar un poco a los orígenes sesenteros que los han hecho favoritos en festivales menos mainstream y más de 'amor y paz' - y se nota. "Compound Fracture" tiene a James disfrutando un poco del dolor y viéndolo del lado amable, mientras que "Like a River" combina de forma perfecta las guitarras acústicas y la tranquilidad del entorno con un desenlace más duro y roquero. En "Get the Point" hace una invitación tierna al amor de su pareja, explicándole sus fallas y defectos y apreciando los de su otra mitad.

La agresividad groovy retorna en "Spring (Among the Living)", una épica pieza que nos remite al verano (o más bien, primavera) del amor en el '67. A partir de aquí también se ponen directos y estridentes con lo musical, con "Thin Line" y "Tropics (Erase Traces)" como canciones de texturas caleidoscópicas. El primer sencillo, "Big Decisions", nos muestra a James resintiendo tener la carga pesada en la relación, con la responsabilidad de tomar las decisiones importantes del título. La calma regresa con "Only Memories Remain", para que el cauce del río desemboque de manera satisfactoria y afectuosa.

Stuff says... 

My Morning Jacket - The Waterfall reseña

Un regaderazo de melodías que parece no tener fin. El veterano quinteto de Kentucky deja un poco el folk melancólico para dar lugar a música más alegre y sentimental.
Good Stuff 
Excelente producción y arreglos
James y compañía siguen siendo un conjunto espléndido
Más pop meloso y alegre
Bad Stuff 
Quizás no sea tan pulido musical y líricamente como sus trabajos anteriores
Nos quedaron a deber un poco