¿Recuerdan al niño chistorete de la secundaria? ¿Aquel que salía con chistes obscenos y sexosos que ocasionaban la hilaridad del alumnado para luego repetirlos una y otra vez hasta que ya no eran tan graciosos? Desconocemos si Seth MacFarlane sea así - queremos creer que no, dado que parece un individuo culto, inteligente y simpático sin ser complaciente. Ted 2 es precisamente el equivalente cinematográfico a esa descripción: una serie de sketches y puntadas graciosas acerca de la marihuana, el sexo y la raza humana en general que siguen recurriendo hasta decir "ya chole".

Todo eso resulta enormemente frustrante sobre todo por el hecho de que tiene una premisa más interesante que la vez anterior: Ted y su novia mesera Tami-Lynn contraen nupcias, pero durante un trámite de adopción (dada la obvia razón por la que no pueden tener hijos) el gobierno toma nota de la legalidad de Ted y lo desconoce como persona ante los ojos de la ley. Decidido a no ser considerado como "propiedad", el oso convoca a su recién divorciado mejor amigo John Bennett (Mark Walhberg) y a una abogada novata (Amanda Seyfried) para que se haga justicia. Temas muy profundos para venir de un equipo creativo especializado en humor de inodoro y miembros masculinos.

La sutileza nunca ha sido el fuerte de MacFarlane; cualquiera que sea seguidor de Padre de Familia o Papá Americano lo sabe. El atractivo de su comedia recae en la combinación equitativa de risas-ternura. En la primera Ted lo hizo formidablemente; las series mencionadas también tienen un buen manejo de esto. Vamos, hasta en la imperfecta Pueblo Chico, Pistola Grande nos reíamos al mismo tiempo que empatizábamos con sus personajes. El gran problema aquí (si se le puede llamar así) es demasiado corazón y pocas graciosadas genuinas. Habiendo dicho eso, cuando aborda su otro fuerte - el humor basado en cultura pop - vuelve a volar alto. Desde referencias a La Ley y el Orden, las películas de Busby Berkley hasta El Club de los Cinco, Jurassic Park y Frozen, su arsenal está tan fresco y vigente como siempre. Y los cameos que presenta son un deleite (no los spoilearemos con uno que raya en lo glorioso). Ríanse mucho por un par de horas, pero no esperen salir conmovidos de la misma intoxicante manera que la primera cinta.

Stuff says... 

Ted 2 reseña

Ted 2 sigue en la misma línea de humor juvenil y subversivo de su predecesora, pero la fórmula ya se siente cansada y repetitiva. Eso sí; de que se van a reir, se van a reir
Good Stuff 
La animación de Ted sigue impresionando
El timing cómico de Mark Wahlberg
Las típicas referencias que hace MacFarlane a la cultura pop
Bad Stuff 
El humor ya se siente forzadísimo
El guión está muy desigual y aburre en algunas partes
La dirección de MacFarlane a veces no cuaja
La ausencia de Mila Kunis, pero eso ya es por nuestra cuenta