Hay dos tipos de personas en el mundo: quienes aman Star Wars y aquellos paganos que nunca han derramado una lágrima por Alderaan, o la trilogía de las precuelas.

Aún así, hay esperanzas para quienes no se han convertido. Star Wars: El Despertar de la Fuerza se estrenará en todos los cines desde Mos Eisley hasta Tzintzunztán el 18 de diciembre, y viene con una horda de nuevos robots y héroes para idolizar mientras luchan contra las fuerzas intergalácticas del mal.

Uno de estos androids es BB-8 y, gracias a la fabricante de robótico Sphero y la magia de la mercancía oficial, lo puedes comprar para las Navidades (o el Buen Fin). Paga $4,000 por el privilegio y obtendrás un robot tamaño toronja que se puede controlar con tu smartphone o tablet.

Suena increíble, ¿no? Lo pusimos a prueba para ver si tiene alto índice de midiclorianos.

Dios bendiga el magnetismo

No hay forma de disputar el hecho de que BB-8 es un juguete parte de una campaña, pero es muy divertido de usar. Como vimos en el trailer de El Despertar de la Fuerza, el android es una pelota con una cabeza en forma de plato. Esto significa que cuando BB-8 se mueve, su cabeza está diseñada para permanecer en el mismo lugar. Es el uso más cool de la magnética desde el Gran Colisionador de Hadrones. Probablemente.

Por suerte para aquellos papás con niños impacientes, les toma menos de cinco minutos el instalar a BB-8. Sólo descarga su app gratuita de Sphero para iPhone, iPad o Android, prende Bluetooth y acércate al robot para que haya conexión inalámbrica. Y tal cual, ya puedes rolarlo.

Keep rollin’, rollin’, rollin’

Basta de citar a Limp Bizkit. Como con previos Spheros que hemos probado, el controlar a BB-8 requiere de tiempo y esfuerzo. Habiendo hecho varios productos ajenos a Star Wars con anterioridad, la fabricante tiene mucha experiencia en enseñarte a controlar sus bolas (sin malpensar, por favor).

La app de BB-8 te da dos controles virtuales para que tus pulgares se claven: uno para movimiento y dirección y el otro para orientación. El último control es particularmente importante una vez que BB-8 le haya dado la vuelta a tu sala. Ya que tiene forma redonda, el robot agarra carrera muy rápido (¡yay, física!) y perderá la noción de dónde es "adelante". Con ayuda del control de orientación y una luz azul guía que tiene en la parte de adelante, es fácil resetear sus movimientos.

A diferencia del Sphero 2.0, que tenía carátulas duras para comprar, no puedes sacar a BB-8 a la intemperie. De otro modo, su pintura rebelde se desgastará más rápido que la paciencia de Han Solo con C-3PO.

 

Rumbo a una galaxia muy, muy lejana

Hasta que se legalicen los sables de luz o que alguien construya un Halcón Milenario tamaño real, el BB-8 será lo más cercano a tener algo real de Star Wars en tu hogar, y no decepciona. Podrá sonar un tanto trillado, pero no evitarás sonreir cuando controles al android. Hasta se queda en su lugar, aún cuando ya chocó contra cada silla, mesa e infante en tu casa.

Para asegurarse de que el efecto novedad de BB-8 dure más que la atención de un Ewok, hay una que otra sorpresa. Al controlarlo, puedes oprimir un botón para que haga uno de varios trucos preprogamados, como el girar en círculos. También hay modo Patrulla, donde el robot rueda y rueda por doquier, y una modo de Mensajes con realidad aumentada donde puedes grabar video clips y ver cómo BB-8 los reproduce como si fueran hologramas.

Muchos lo usarán para mandar groserías, pero nosotros recreamos el mensaje de la Princesa Leia para Obi-Wan Kenobi en Episodio IV. No nos juzguen.

Una de las decepciones con BB-8 es su tech de reconocimiento de voz, que no nos funcionó del todo. Tampoco viene con capacidad para subir de nivel, como con el Sphero 2.0. Esto te daba puntos y desbloqueaba trucos extra, como arranques de velocidad para controlar tu robot con más tino, y crucialmente te hizo querer pasar más tiempo con tu Sphero una vez que el elemento "wow" se había acabado.

Dicho lo anterior, es un deleite ver cómo alguien agarra los controles de BB-8 y se le prenden los ojos como si fuera a la velocidad de la luz. No hubiera estado de más ponerle trucos extra.

BB-8 Veredicto

Cuando le quitas las luces, chillidos y vestimenta de Star Wars, BB-8 es en esencia una bola que controlas con tu teléfono. Una que cuesta $4,000, cerca de $1,000 más que el Sphero 2.0.

Se puede sentir como una trampa (citando al Almirante Ackbar), ya que BB-8 no ofrece el subir de nivel y otras capacidades opcionales para exteriores.

Pero en respecto a los juguetes, BB-8 llegaría a lo alto de un Top 10 en nuestro sitio. Como las mejores películas de Star Wars (las originales), atrapa tu imaginación con un arsenal de emociones futuristas. Prueba con uno y verás. Pero velo apartando aquí para su salida en noviembre, antes de que se acaben.

Stuff says... 

BB-8 Sphero reseña

El regalo de Navidad más esperado es tan divertido que lo querrás para ti mismo
$4,000
Good Stuff 
Controles simples
Fácil de instalar
Los mensajes de realidad aumentada son increíbles
Bad Stuff 
No hay modo de subir de nivel
Deficiente reconocimiento de voz