¡Toma las calles de la Ciudad con Econduce! (1ra parte)

Si la tecnología es la solución a los problemas de contaminación la necesitamos aquí y ahora. Conoce la propuesta de movilidad en a CDMX que está motorizando a sus habitantes.

¡Ya valió barriga, señora contaminación! El panorama a futuro en la Ciudad de México no se mira muy alentador. Somos cerca de 21 millones de habitantes, lo que nos convierte en la cuarta metrópoli (“megalópolis” mejor dicho) más poblada del mundo, y mientras el boom del reggaeton siga, seguiremos multiplicándonos como si no hubiera mañana.

 

Diariamente circulan en la CDMX cerca de 4.7 millones de vehículos y con todo el desastre que hay en las calles, ya sea por el pésimo tramo de las mismas, lo deficiente que es el transporte público y lo pésimos que son sus conductores y la histeria común del citadino, el tráfico provoca que al menos gastes en promedio tres horas diarias moviéndote, lo que significa que pasas hasta un mes al año atorado en una de estas bestias de metal.

En Stuff México creemos que el futuro de la movilidad en CDMX debe y tiene que estar basado en tecnología sustentable, ecológica y económica; y sí, ya comenzamos a ver la luz al final del túnel con servicios públicos que ofrecen estas alternativas de movilidad que le dan un respiro a nuestro estrés y al tiempo. Esa es la apuesta de Econduce en su segundo año de operaciones en la capital del país: que el uso de scooters se convierta en una de las alternativas de movilidad para los capitalinos.

 

Jordi Adame, “Director Técnico” de Econduce (es quien se encarga de todo el rollo tecnológico del servicio) nos cuenta que este proyecto, que fue concebido en Europa por dos mexicanos emprendedores y que hoy ya cuenta con 150 scooters activos y 30 estaciones de servicio en toda la CDMX, pero en las próximas semanas se multiplicarán considerablemente debido a la gran aceptación que han tenido hasta hoy, especialmente después de las contingencias que hemos tenido en los últimos días.

“Ya Ecobici había abierto este camino de renta/préstamo y creemos que es sencillo para el usuario cambiar de la bici al scooter”, comentó Adame, quien puntualiza que los equipos son fáciles de usar y que, aunque son chinos (por aquello de que luego salen medio chafas esos productos) están garantizados, pues hay tecnología mexicana detrás y un proceso exhaustivo de revisión para que todos trabajen al 100% de su capacidad.

 

Cuando te inscribes, te conviertes en miembro de una red de más de 1,000 usuarios activos (de los 4,000 que están registrados) y ser uno más de los más de 46,000 viajes que hasta hoy se han realizado y que representan un impresionante ahorro de 23.1 toneladas de dióxido de carbono. Nada mal para darle un descanso al planeta.

 

No te pierdas mañana la segunda entrega, la historia de nuestro editor que no murió usando el servicio... de hecho, ya es todo un crack.