El Galaxy S7 (y el ‘edge’) llegó a México

¡Qué comience la guerra!

Después de meses de espera, por fin llegó a tierras aztecas el último equipo de la familia Galaxy propiedad de la surcoreana Samsung y sí, ¡está increíble! No por algo son de los equipos mejor posicionados en el mercado, y sin duda, estos también quieren estar en las manos de todos los mexicanos.

Uno de los hangares del aeropuerto internacional de la Ciudad de México fue el escenario en el que la embajadora de la marca en México, Montserrat Olivier, fue la encargada de develar, en compañía de H. S. Jo, presidente de Samsung para México, los nuevos equipos Galaxy S7 y S7 edge de 50” y 55” respectivamente. Ambos equipos funcionan con Android 6, conocido como Marshmallow.

Como saben, y como estamos acostumbrados, la empresa surcoreana se ha encargado siempre de innovar y presentar dispositivos elegantes pero sencillos, pues parece que entendieron que, en efecto, menos es más. Así que para estos nuevos equipos hicieron un par de cambios desde una cámara más sofisticada (y que no parece tumor en el cuerpo del aparato), hasta un balance perfecto entre el sistema operativo y software de la empresa.

Claudia Contreras, directora de mercadotecnia de la oficina en México dijo ante medios de comunicación que la compañía se ha esforzado por desarrollar tecnologías que ayuden al usuario a facilitar y enriquecer su día a día con nuevas experiencias.

Pero vayamos a lo que nos mueve.

Chiquito pero rendidor

Sí, mi querido lector. Sabemos que eso que le causa mucha cosquilla, dolor de cabeza y pesadillas es el aguante que tiene la bonita batería; ya sea que no nos aguante toda la fiesta o tengamos que estar pegados al enchufe para agarrar un poco de energía para pedir el taxi o un WhatsApp.

Pues bueno, preguntamos a los chicos de Samsung qué tan aguantadores eran (las pilas, eh) y nos dijeron que con sus 3,000 mAh para el S7, y 3,600 para el S7 edge, el equipo puede sobrevivir lo suficiente como para un día de arduo trabajo y hasta dos, si sólo lo usas para las llamadas de tu mamá y mensajes SMS.

Cabe destacar que para deleite de todos, Samsung escuchó a su público y nos hizo el bonito favor de agregar una memoria de 32GB (de los cuales ya 8GB están ocupados por Android) peeeeero, gracias a la inserción de una tarjeta microSD puedes expandir la memoria hasta por 200GB, o sea, ya puedes traer toda la serie de Game of Trones para cuando viajes en el metro o, traer contigo esos videos secretos que no quieres que estén libres en tu computadora.

Para que todo esto fuera posible, el equipo está equipado con un procesador potente de ocho núcleos que sabe muy bien cómo distribuir la carga de trabajo sin saturarse (y gastar la pila). Además, aunque no nos sorprende (cof cof cof… lo acabamos de ver con el Huawei Mate 8), el diseño del equipo está estratégicamente hecho para que nunca más vuelvas a sentir que se te quema la mano o la pierna, pues también cuenta con un sistema de refrigeración en el que en menos de un minuto relaja el equipo y puedes continuar con su uso sin derretir tus manos.

Por cierto, ahora puedes recargar de forma inalámbrica tu Galaxy con un equipo como el del Gear en sólo 150 minutos.

Así que por ahora, ¡punto para el Galaxy!

via GIPHY

Seguro y en alerta

También estos días les hemos platicado mucho sobre la importancia de la seguridad digital (esperamos que ya protejan sus dispositivos, ¡eh!), pero si aún no te animas a dar el salto pero quieres tener este equipo en tus manos, Samsung agregó la plataforma KNOX, que básicamente es para encriptar información a placer del usuario.

De acuerdo con los representantes de la empresa, KNOX te ayuda a proteger aplicaciones y datos, de tal forma que si te roban el teléfono en la última borrachera o te lo chamaquean en el metro, de forma remota puedas borrar toda la información; pero, (y esto es lo que nos encantó), puedes esconder de la vista de pantalla aplicaciones, así que olvídate de preocuparte por dejar el teléfono en la sala o de que aparezcan publicaciones en Facebook como “Soy gay y me gusta la…”.

via GIPHY

Let me take a selfie...

Dos palabras: “Dual Píxel”. Esta función básicamente implica implemente la toma de imágenes más brillantes y nítidas… o sea, que tus fotografías van a salir muy cool si las tomas con mucha luz, y aún más cool si es con poca; es decir, el píxel recibe toda la información (como cuando abrimos los ojos), enfoca y captura al momento.

La cámara principal es de 12 megapíxeles y la trasera es de 5 mp. Ambas tienen la capacidad de tomar fotos más profesionales gracias al obturador. De verdad, aunque el pixelaje es aparentemente pequeño (menos que la versión anterior), las tomas son de alta calidad.

Para ésta generación, Samsung agregó el Motion Panorama, que es realidad dar la capacidad de dar movimiento a tus fotos panorámicas. Si capturas ‘ese’ momento (como la caída de tu mejor amigo o la pelea de damas de honor por el ramo de novia), podrás revivir el momento una y otra vez.

¡Ah!, ahora entrar a la cámara es sencillo como hacer click en el botón central.

via GIPHY

¡Tócame!

Como ya les cometamos, el diseño de la nueva versión del Galaxy no difiere mucho de la anterior. Para la versión básica de 5.1 pulgadas, y la edge de 5.5” el diseño es sumamente elegante y con un corte de cristal que está deliciosamente cómodo al tacto.

Ambos modelos cuentan con la certificación de protección IP68 que garantiza que ni el polvo ni el agua tendrán presencia dentro de tu equipo, incluso hasta 1.50 metros de profundidad. Aunque claro, sólo sobrevivirá 30 minutos, no vayas a querer grabar un documental.

Otro Dato Stuff que queremos destacar es que ahora vienen con la finalidad Always-On Display (Pantalla Siempre Encendida) en la que básicamente podrás controlar los accesos a tu equipo con una sola mano y ver notificaciones sin tocar la pantalla.

via GIPHY