Discos que cumplen 20 años [Playlist]

1995 fue un gran año para la música.

Fue el auge britpop y hubo una amalgama de estilos que influyeron a futuro. Celebremos escuchando aquellos discos que hicieron historia y cumplen dos décadas.

BJÖRK - Post

La islandesa ya había deslumbrado con su debut llamado... Debut. En su segundo trabajo, dio rienda suelta a su conocimiento y amor por distintos géneros como la polka psicodélica de I Miss You, el electro-trah de Army of me y el vaudeville festivo de It's Oh So Quiet. Shh... shh...

OASIS - (What's the Story) Morning Glory

Los hermanos Gallagher ya se llevaban como Caín y Abel cuando sacaron éste, su disco más memorable. Desde los acordes de "Roll With It" hasta los coros de estadio de "Don't Look Back in Anger", esta gloria matutina era obligatoria en cada estéreo. Y sí, también tiene "Wonderwall".

TRICKY - Maxinquaye

Compartiendo el nombre con su difunta madre, el debut de Adrian Thaws (Tricky para los cuates) inició como un disco formal de jazz con un poco de electrónica. Su caótica producción con sampleos y beats lo convirtió "accidentalmente" en la Biblia del trip hop. Escúchese de noche.

RADIOHEAD - The Bends

Dispuestos a demostrar que eran algo más que "Creep", Thom Yorke y compañía crearon un álbum que destruyó su trabajo anterior y los mandó a lugares desconocidos. Gracias a eso tenemos "Planet Telex", "Just", "High & Dry" y "Street Spirit (Fade Out)". El resto es historia.

PULP - Different Class

"No queremos problemas; sólo queremos el derecho a ser diferentes". El mensaje en la contraportada lo decía todo: Jarvis Cocker y sus secuaces lograron destacar en la escena musical con el glam-rock y pomposidad de "Disco 2000" y "Common People".

SODA STEREO - Sueño Stereo

Cerati, Zeta y Charly estaban a punto de despedirse y decir "gracias totales", pero no sin antes darnos el disco más pulido, futurista y melancólico de su carrera. A sus 20 años, la producción en "Zoom", "Ángel Eléctrico", y "Ella Usó Mi Cabeza Como Un Revólver" sigue fresca e innovadora.

SMASHING PUMPKINS - Mellon Collie and the Infinite Sadness

Billy Corgan y las otras calabazas volaron alto con el "Siamese Dream". Para rematar, hicieron un épico disco doble acerca de la furia adolescente. Si lo escuchaste de puberto, "1979", "Tonight, Tonight" y "Zero" eran tus himnos de ley.

THE CHEMICAL BROTHERS - Exit Planet Dust

Los quemi-carnales Tom Rowlands y Ed Simons tomaron a Inglaterra (y al resto del mundo) por sorpresa con el simple sonido de una sirena enloquecida y ritmos insistentes. Temas como "Leave Home", y "Chemical Beats" consolidaron el estilo. El big beat había nacido.

GZA - Liquid Swords

Tampoco nos olvidamos de ustedes, fans del rap y lo gangsta. Mobb Deep y 2Pac sonaban fuerte, pero nada tan influyente como el disco solista de uno de los miembros más importantes del Wu-Tang Clan. Rimas impresionantes, ingeniería inmaculada y sampleos de pelis de samuráis.

ATERCIOPELADOS - El Dorado

"Y dice...", así sonó la entrada triunfal de Andrea Echeverri y Héctor Buitrago a la escena del rock en tu idioma, con una obra llena de estilos caleidoscópicos, un fino sentido de la melodía y mucha candela. Les dijimos no más, peor se ca(r)garon de risa y trascendieron globalmente.

SUPERGRASS - I Should Coco

En el '95 básicamente todos los comerciales juveniles venían musicalizados con "Alright". Y con justa razón; este trío de escuincles oriundos de Oxford representaban una bocanada de rebeldía y diversión con su debut. Luego, agarrarían callo musical y serían serios y respetados.