5 cosas que amarás de El Capitan, el nuevo SO de Apple

Cómo El Capitan de Apple va a bailar y vivir contigo una noche loca...

Sí, también nos reímos del nombre.

Pero bueno, somos mexicanos, y cabuleamos todo lo que se presente. Estamos intentando no pensar en marisquerías o en Jack Black vestido de luchador, así que la seriedad y escala del nuevo OS X pasará desapercibida.

Bueno, nos acostumbraremos. Y si tienes cuenta de desarrollador en Apple, puedes acostumbrarte desde ahora. Sólo ingresa, descarga y actualiza tu OS X existente (y asegúrate de leer las advertencias de compatibilidad con Macs que no den el ancho).

Podemos decirte que es una buena versión beta: sin rodeos, todo funciona.

De hecho, el único percance que encontramos fue una cuenta de iCloud que no puede entrar. No me quitará el sueño, ya que soy usuario de Android y no uso iCloud como nube. Pero me imagino que llevará a la locura a todos los usuarios de un iPhone.

Aparte de eso, es una beta tan segura como silla periquera.

Lo cual, a pesar de que se ve y funciona como un lanzamiento final que una versión alfa, plantea una pregunta al instante - ¿El Capitan tiene lo suficiente como para derrotar a ese sistema reciente de Windows?

Microsoft está de vuelta en forma - Windows 10 es bonito, rápido, fácil de usar y tiene algunos ases bajo la manga.

La papa calienta ahora está en manos de Apple - ¿qué nos encantó de OS X 10.11?

El Capitan es más bonito que Yosemite

No es un trabajo de hojalatería y pintura, pero un sinfín de toques sutiles para que la experiencia entera sea más fácil a la vista.

Nunca pude entender por qué Jony Ive y sus gurús del diseño decidieron cambiar a Helvetica Neue para OS X Yosemite. Sí, hay algunos fascistas de las fuentes que abogan por Neue por su pureza e historia. Pero vista en distintos tamaños en Yosemite, era algo horroroso.

La nueva fuente, San Francisco, tiene más carácter que Helvetica, pero no consta un cambio tan grande como para alterar todo el look del SO. Todo simplemente parece más robusto y mejor proporcionado.

En cuanto a los del fetiche por las fuentes, no se preocupen - San Francisco es prácticamente desconocida. Fue diseñada por el equipo interno de Apple, principalmente para el Apple Watch.

Para aquellos que prefieren las funciones sobre la forma, San Francisco los conquistará - ya que es más condensada que Helvetica, puedes meter más palabras en una línea... útil cuando estás leyendo el nombre gigante de un archivo en Finder.

Y las mejoras no sólo se limitan al cambio de fuente. Podría ser un efecto placebo, pero juraría que las transiciones de los folders al abrir y cerrarse son más tenues y encantadoras.

El Capitan es más rápido que Yosemite

Apple está apostando mucho con Metal, su nueva tech de gráficas que aplica la presión correcta en el GPU, dejando que el CPU haga bien su cometido.

Hablando en español, OS X 10.11 debería corres más rápido y suave que su predecesor, especialmente si se refere a los juegos o aplicaciones con alta intensidad de gráficas (te hablamos a ti, Adobe After Effects).

He vivido de Yosemite en mi Macbook Pro por casi un año (habiendo cambiado de una Surface Pro 3 como mi compu de diario). Sí, OS X es infinitamente más bonito que Windows 8.1. Y sí, hace con más facilidad... pues todo.

Pero mi instalación de Yosemite ha sido atormentada por las trabas y tartamudeos electrónicos que no había tenido desde un smartphone pre-KitKat. Ha sido algo desquiciante - algunas ventanas titubean antes de minimizarse, para después meterse al dock con dificultad. Nada chévere, Apple.

Y no sólo soy yo. Los foros de Apple están llenos de gente tratando de arreglar las fallas de Yosemite. El único arreglo garantizado, por si te lo preguntabas, es para quitar la transparencia en los ajustes de Accesibilidad; de repente, todo es cremoso como un sundae.

O... puedes actualizarte a El Capitan desde hoy. Sí, 10.11 arregla ese detalle. Las ventanas se maximizan sin pensarlo dos veces, y vuelven al dock con la misma rapidez.

La actualización de Mission Control vale la pena

OK, esto no lo vamos a poner en nuestro carrusel, pero los refinamientos son muy útiles en su uso diario.

Básicamente, desliza tu mano para invocar Mission Control (yo lo tengo configurado con tres dedos), y tus apps abiertas se ordenen entre sí en relación a su última posición en pantalla.

¿Ven? No tiene mayor ciencia.

Pero sí hace de tu Mac algo más sencillo. Yosemite juntó esas ventanas abiertas de apps en Mission Control - si tenías dos instancias de una app, no podías ver el contenido de la ventana de fondo. Elegante.

Ahora sí puedes. Y ya que las ventanas mantienen una dura relación con su anterior posición en la pantalla antes de que Mission Control saliera, son más rápidas de accesar. Estás ahorrándote milisegundos, no minutos. ¿No es ése el punto de una Mac?

Vale la pena resaltar que este nuevo arreglo tiene un orden estético muy vistoso si tienes varias ventanas abiertas. Pero rara vez tengo más de cinco o seis apps abiertas a la vez, o más de una instancia de cada una.

Safari ya tiene pestañas ancladas

Repitamos eso... Safari ya tiene pestañas ancladas. ¿Cuánto les tomó? ¿Siglos?

Es un aspecto de la evolución de OS X que me ha dejado desconcertado - mientras otros buscadores hechos hace décadas podían abrir centenares de pestañas, Apple se rehusaba que hicieran un uso más eficiente del espacio en la barra de herramientas.

Hasta ahora. Haz click en una pestaña abierta en el Safari de El Capitan y arrástrala a la izquierda. Oh, maravilla de maravillas, la pestaña se encoge y se ancla en el lugar deseado. Aún más milagroso, puedes darle click derecho en una pestaña para anclarla. Lo sé: está de locos. Google y Firefox han estado haciendo estas cosas por tres años.

Aún así, hay que ser agradecidos. Sabemos qué tan popular es Safari entre los usuarios de iOS (bastantes, por cierto) por los comentarios en nuestro sitio. Ahora pueden cambiarse a Safari en su desktop y obtener todos los beneficios de sincronización que ya gozan los usuarios de Chrome.

Notes ahí la lleva

Con titanes como Evernote dominando la Tierra, el ofrecer una app para tomar notas que sólo escribía texto era un poco escueta - aún si se sincronizaba automáticamente con la app del iPhone.

Con El Capitan, puedes poner toda clase de cosas en tu app de Notes - fotos, PDFs, archivos laborales y etc... Y la habilidad de meter más viandas en las notas actualizadas también está integrado en el SO - puedes mandar archivos al darles click derecho y escoger Notes del menú de Compartir; la misma acción en Safari crea mini separadores en la página donde estés.

Incluso hay integración con Quick Look; pica tu barra espaciadora y obtendrás una vista preliminar de los contenidos del archivo adjunto.

No, todavía no es Evernote. No encontrarás una manera de poner recordatorios y tampoco puedes publicar una nota (no hay sistema de publicación gratuita). Pero la actualización de Notes será suficiente para los millones de usuarios de OS X. Y aceptémoslo - es más de lo que puedes hacer con Google Keep...

El veredicto... por ahora

El Capitan no es el salto gigantesco que significó Windows 10. Pero también, Apple no necesitaba saltar el Gran Cañón de un solo golpe - OS X 10.10 ya era el mejor sistema operativo para desktops del mundo.

Podemos decir con seguridad de que te encantará la actualización. Los disgustos comunes no importan tanto, y todo es más elegante y fácil de usar. Eso nos basta por ahora.