hitchBot: el robot que viajaba de aventón tuvo un final cruel

El viaje terminó

Luego de que conquistara corazones, y recorriera muchos países del mundo incluyendo Alemania, Holanda y Canada, HitchBot, un robot que pedía aventónes para viajar, encontró un destino cruel en la ciudad de Filadelfia EUA, y ahora se encuentra con los dioses del tech. ¡Hemos perdido la fe en la humanidad!

Sí así es, HitchBot un robot que su cometido era recorrer parte de los EUA de aventón, tuvo un final muy triste, cuando en la ciudad de Filadelfia fue vandalizado por sujetos desconocidos. Sus creadores recibieron el sábado una imagen del robot dañado, pero no lograron rastrear su ubicación porque se descargó la batería del robot.

A HitchBot, aún le sobreviven sus creadores, David Harris y su equipo de estudiantes y un sin fin de recuerdos almacenados en twitter de sus viajes. Este robot del tamaño de un niño menor, no podía moverse por sí solo, por lo que necesitaba de la ayuda de los extraños para trasladarse de un lugar a otro.

HitchBot pertenecía a un estudio que pretendía profundizar en la relación entre los humanos y los robots; así logró recorrer Canada y parte de Europa el año pasado, ya que era capaz de socializar, cantar y pedir ayuda y ahora su cometido era recorrer el país de las barras y las estrellas.

HitchBOT el robot autoestopista

HitchBot comenzó su travesía por los Estados Unidos el 17 de julio en Marblehead, Massachusetts, con su pulgar levantado, una sonrisa digital en su rostro y un letrero en donde se leía "o San Francisco o nada". HitchBok visitó el estadio de los Medias Rojas en Boston y varios sitios históricos hasta llegar a la emblemática ciudad de Nueva York el 26 de julio.

Equipado con un rastreador GPS y una cámara que cada 20 minutos registraba lo que pasaba, este robot logró hacerse de entrañables amigos en sus recorridos, pero según Associated Press, creadores del robot enviaron una foto de su robot destrozado y abandonado entre basura y hojas muertas en el pavimento de la ciudad de Filadelfia el 1 de agosto.

Las imágenes de sus brazos de fideo arrancados de su cuerpo de balde de cerveza, pueden ser un poco fuertes, pero es un hecho que la vida de este robot llegó a su fin.

 

¿Hasta dónde hubiera llegado esta robot si el experimento se hubiera hecho en México? ¿Los robots volverán a confiar en nosotros?

No lo sabemos, lo que sí sabemos, es que es que las cosas malas también le pasan a los robots buenos, ni modo, el viaje se acabó.