El amado presidente de Nintendo, Satoru Iwata, murió a los 55 años de edad

El programador que vio crecer Nintendo a través de grandes éxitos

Tenemos una triste noticia: Satoru Iwata, presidente y CEO de Nintendo durante los últimos 13 años, falleció el sábado a la edad de 55 años. La compañía anunció la noticia a los accionistas a través de una breve declaración por la noche.

Según Nintendo, la muerte de Iwata fue a causa de un crecimiento en las vías biliares. No era la primera vez que le habían señalado problemas de salud, incluso se vio obligado a no asistir al E3 2014 debido a ello, y más tarde fue sometido a una cirugía a causa de dicho problema biliar. Sin embargo, no se hizo ninguna otra mención posterior sobre su estado de salud, haciendo creer que estaba recuperado. 

Iwata tomó el control de la empresa en el 2002 después de Hiroshi Yamauchi, quien había sido presidente de Nintendo desde 1949; Iwata fue la primera persona fuera de la familia Yamauchi para ocupar el cargo. También fue nombrado CEO de Nintendo de America en el 2013, permitiendo una relación más armoniosa con la división de E.U.

Antes de integrarse propiamente a Nintendo, Iwata comenzó su carrera con HAL Laboratory, trabajando en juegos emblemáticos como Earthbound y la serie Kirby, junto con varios otros. Colaboró en estrecha sociedad con Nintendo durante esos años, y luego se unió a la compañía en el 2000 como jefe de la división de planificación corporativa.

Iwata es reconocido por dirigir Nintendo a través de la inmensa popularidad de las plataformas Nintendo DS y Wii U. 

Los jefes de las empresas de videojuegos no suelen ser amados por los jugadores, pero Iwata fue una rara excepción. Tal vez porque venía de orígenes humildes como un programador de juegos muy respetado, o tal vez debido a la atención y trabajo con el público, además de las numerosas entrevistas que respondía en el sitio web de Nintendo (Iwata Asksy su agradable aparición en eventos digitales, como cuando lo hizo en una versión de títeres durante el mes pasado en el E3 (foto arriba).

O tal vez porque simplemente era el jefe de Nintendo, una empresa que gracias a los gráficos de su propio camino en la industria del juego, genera buena voluntad a pesar de algunos errores percibidos. Él estaba feliz de representar a su empresa, incluso en los malos momentos. Es una noticia que a muchos extrañará y conmoverá.

[Fuente: Nintendo via Polygon]