Disney Infinity podría mudarse a HoloLens, según ejecutivo

En la batalla de los headsets, la realidad aumentada es la elección para el gaming social

En entrevista con Engadget, el VP de Disney Interactive, John Vignocchi, discutió los méritos relativos de la realidad aumentada y la virtual, apoyando más la primera.

Disney Interactive desarrolla una ola de juegos casuales usando el vasto número de licencias a su disposición. Su título insignia, Disney Infinity, trae personajes populares de Disney, Star Wars y Marvel para aventuras en tercera persona y construcción de mundos.

Cuando Vignocchi fue interrogado acerca del futuro de Infinity y la revolución de realidad virtual, dijo que "hay un problema de socialización con la realidad virtual, pero la aumentada es muy emocionante", citando pláticas con Oculus y Sony pero, más importante, con Microsoft acerca de su solución de AR, HoloLens.

Disney Interactive no es la primera desarrolladora en ver el potencial de esta tech de Microsoft; en el E3 pasado, la desarrolladora de Minecraft, Mojang, presentó un demo funcional de su constructor cuadrado en conjunto con HoloLens para mayor efecto. De hecho, cuando Valve experimentó con su tecnología de AR antes del adviento del HTC Vive, lo que es ahora conocido como el headset de castAR fue mostrado trabajando en un entorno social y trayendo gaming de mesa a la vida real. Donde la creatividad y la sociabilidad son productos clave, la realidad aumentada ha empezado a voltear cabezas.

La división de la industria entre gaming social e inmediato y modo de juego más insular no surgió de la noche a la mañana. Las identidades principales de las plataformas primarias de juegos han estado estáticos para algunos, con el gaming de PC de un lado del espectro y el entretenimiento familiar de Wii en el otro. A medida que el rush inicial de emoción en torno a las posibilidades de ambas realidades empieza a disminuir, ambas desarrolladoras de hardware y software han empezado a interrogar más de cerca cómo los productos cabrán en el nuevo ecosistema con varias conclusiones de resultado. No todos le van a entrar a la realidad virtual como pensaban.

El problema recae en los rostros, cabezas y géneros de gaming. La mayoría está de acuerdo que el cubrir tu cara con varios kilos de electrónica cegadora te desconecta no sólo de tu entorno inmediato, sino de todos a tu alrededor. La AR, por otro lado, alenta a los usuarios a jugar con sus alrededores inmediatos en un modo comunal, haciendo que la experiencia compartida sea más fácil. ¿Cuál es el punto de jugar Mario Kart si no puedes ver la cara de la otra persona cuando le pegues con un caparazón rojo?

La VR ha enganchado a los gamers principales, cuyos intereses recaen en shooters de primera persona y experiencias de aventuras individuales, pero una horda de comunidades se está preocupando en aumento por productos como el Oculus Rift y si funcionan contra los conceptos de sus creadores. Para Disney Interactive, la decisión ya está hecha.

[Fuente: Engadget]