La serie de Moto X es donde Motorola usualmente coloca sus teléfonos elegantes: los que destruyen tu presupuesto al menos un poquito, pero tienden a verse y sentirse elegantes. Sin embargo, el Moto X Play es diferente.

Este teléfono de $6,000 es un antídoto más barato a los teléfonos que van por encima de los $10,000. Habiendo vivido con el Motorola Moto X Play por un tiempo, lo vemos como un híbrido. Es como si el Moto G se metiera en la fábrica de Moto X y terminara con un makeover tamaño largo.

Eso no es algo malo. El resultado final es un fon con una pantalla increíble, cámara impresionantemente detallada y batería de larga duración, sin el diseño festivo que tiene el Moto X Style o algo como el Samsung Galaxy S6. Si tienes la paciencia para tratar con la compra de uno, preferimos el OnePlus 2. Pero este teléfono de gama media y gran valor no está tan lejos del primer lugar.

Para metal, mejor Slayer

Dejémonos de nimiedades obvias antes de lo principal. Y el por qué pensamos que el Moto X Play se parece más al Moto G que a teléfonos menores.

Motorola escogió claramente algo más pesado y económico con el Motorola Moto X Play. No intenta parecer de gama media o algo más fashion de una forma más desesperada. El teléfono tiene una parte trasera de plástico y bordes que tienen un leve brillo metálico: pero toda la magia es por la pintura.

Al igual que el Moto G, ese pedacito de metal es el "acento" que se sienta al lado del lente. Gracias a un diseño robusto, pero suave en las curvas, el teléfono se siente bien, pero tus dedos no se van a deslumbrar. El contorno duro en la parte posterior es una clara señal de que el teléfono también tiene practicidad. No es para presumirlo con tus amigos.

Nos extraña un poco que el Moto X Play no sea a prueba de agua como el Moto G. No tiene todos esos sellos de hule tan importantes. En vez de ello, sóloa firma ser "repelente al agua". En otras palabras, no te preocupes por la lluvia, pero no lo tires en la bañera. La ranura y tarjetas SIM se guardan en una charola en la parte superior, donde podrán estar a salvo.

¿Te parece un look muy simple? Nuestra versión negra/gris es tan inofensiva como se puede poner un Moto X Play, y también hay una versión en blanco junto con carcasas de distintos colores para escoger si las compras directamente de Motorola. Ya que la cubierta de la batería se puede arrancar con la ayuda de tu uña, el comprarlas después no debería ser un problema.

¿Qué tanto es "tantito"?

Hasta ahora el Moto X Play parece un poco como el Moto G, pero maximizado. Sin embargo, su pantalla está millas adelante, cortando de tajo todo compromiso con sus 720p.

Tiene un display de 5.5" y 1080p, lo mismo que en el OnePlus 2, y algo similares al Sony Xperia Z3+ y HTC One M9. Es una pantalla IPS LCD parecida a las anteriores, y aunque no se compara con las mejores pantallas móviles en el universo, tampoco le harían el fuchi si se codeara con ellas.

Primero que nada Motorola consiguió tener el nivel correcto de colores. De la compañía que te trajo el Moto X (2014), un fon con colores tan vívidos que reventaban de la pantalla, el Moto X Play tiene sombras naturales que se ven bien. Y si quieres un empujón extra, hay un modo Vivid que ofrece un poco más de saturación que en el Natural.

Las pantallas que se cargan a nivel turbo me son difíciles de apreciar, pero puedo vivir con cualquier modalidad. Buen trabajo, Motorola.

El Moto X Style de Motorola sí ofrece un nivel superior de calidad en pantalla, con 2,560 x 1,400 al igual que en el Samsung Galaxy S6. Es un salto más chico de 720p que de 1080p, dándote cerca de 90% del destello visual de dicho teléfono.

El único detalle donde el Moto X Play no tiene con qué presumir es en su iluminación, un poco inconsistente en la parte superior. Pero ni lo notas mucho.

Software: sutil salsa Moto

Como ya es menester con Motorola, el Moto X Play tiene software muy similar a un dispositivo Nexus, con nada de trabas en la carga de sus apps. Google Now tiene su look para Android Lollipop, con un par de apps Moto extra y pequeños destellos de grandeza debajo del cofre, como ese modulador de color que mencionamos.

¿Quieres analizar esos detalles con lupa y todo? Sólo hay un par de apps. Moto tiene una función de No Molestar y otros aspectos, mientras que Migrate te ayuda a transferir todas las chucherías de tu teléfono pasado, para asegurarse de que tu nuevo fon corra tan chafamente como el anterior. Recuerda: no hay nada de malo con un comienzo fresco ahora que Google recuerda todos tus contactos.

Hasta ahora es un caso de: nada que ofenda, pero nada que valga más que una encogida de hombros. También hay un software especial extra. Se llama Active Display y es un nuevo display pasivo que se prende cuando tienes una notificación. También funciona cuando los sensores captan que estás usando el Moto X Play, haciendo de su uso algo más coqueto.

Octa Loungecore

Es muy rápido la mayor parte del tiempo. El Moto X Play tiene un CPU Snapdragon 615, que es parecido a tener una versión turbo de ocho núcleos del Snapdragon 410 que tiene el Moto G. Es un CPU de verdadera gama media, no uno más alto como el Snapdragon 810 que tiene el OnePlus 2.

¿Acaso importa? En la mayoría de los casos no. El Motorola X Play es generalmente muy ágil. Tiene algunos desbarajustes ocasionales mientras te desplazas entre áreas del teléfono o cargas algunas apps. Es el tipo de rendimiento que esperaríamos de un fon de gama media con Android Lollipop, que desafortunadamente es más lento el KitKat de la versión anterior. Desconocemos la razón.

En Geekbench 3 el Moto X Play sacó 2,641 puntos, un resultado sólido de gama media pero con 2,000 puntos menos que los mejores teléfonos y - lo más importante - el OnePlus 2. Cualquier cosa por menos de $6,000 nos decepcionaría.

Todos tus megapixeles le pertenecen

Motorola no le puso tanta garnacha al comal al procesador como a la cámara. Es uno de los primeros teléfonos que usa el nuevo sensor IMX230 de Sony, un cerebro fotográfico que viene con un puñado de hardwarecitos que vale la pena presumir.

Primero, tiene una detección de fases con 192 puntos para el autofocus. El resto de los teléfonos usa la vieja y anticuada detección de contrastes en el autofocus, que involucra asomarse a una mínima parte de la imagen y luego buscar el punto más nítido mientras el lente enfoca, en el punto del contraste más oscuro. La detección de fases es más inteligente, poniendo sensores especiales en frente de la cámara que puede revisar el foco. La detección de fases es lo que usan las DSLRs.

Sigue usando detección de contrastes a veces (a veces es muy obvio el caso), pero el Moto X Play es casi tan rápido de enfocar como esperarías con esta magia tech. Es una pena que no siempre es tan rápido para tomar fotos. 90% del tiempo grabé usando el modo "Auto HDR", y en ciertas situaciones tendrá que pensar por un segundo o dos antes de que te deje hacer otra toma.

No es un mago de la fotografía rápida como el Samsung Galaxy S6, un teléfono que puedes comprar con $10,000 en la actualidad, más barato de lo que podrías asumir. El Moto X también carece de un par de cosas más que hacen el fotografiar con un teléfono algo divertido e intuitivo.

No tienes una vista preliminar de cómo se verá tu teléfono antes de que empieces a fotografiar. Tampoco toma en cuenta que cualquier magia de HDR lo va a solucionar. Incluso cuando te vas a la galería para ver una foto que acabas de tomar, hay una tardanza de dos segundos mientras el Moto X Play aplica las optimizaciones que convierten la data en crudo a una imagen final.

Ésta no es una cámara que se mueve tan rápido como tus dedos.

Duelo de fotos

Son buenas noticias, entonces, que las fotos del Moto X Play son bastante increíbles. Puedes ver que es uno de los sensores fotográficos más avanzados en un teléfono móvil.

Todo el despliegue de detalles, buen rango dinámico y colorido variado te dan imágenes que destacan bastante. Aunque nos da la sensación de que veremos mejores cámaras con un IMX230 a la cabeza. El Moto X Play tiene una ligera tendencia de destacar mucho los rojos, hay mejores modalidades de Auto HDR allá afuera y a nivel pixel las imágenes tienden a verse un poco rayadas. Hemos visto esto antes en cámaras expertas de Sony, y es parte de por qué la mayoría de los teléfonos de Sony con 20MP pueden capturar fotos de 8MP como estándar.

También extrañamos la estabilización óptica de imagen - un gravísimo error en esta cámara. La EOI facilita la toma de fotos sin cuidado y de forma limpia. Se usa mejor de noche, pero es más útil cuando estás tomando fotos en condiciones donde el obturador no puede ir más allá del 1/200 de segundo.

El Moto X Play alenta su obturador a 1/15 de segundo y la sensibilidad sube al ISO 1600 de noche, y aunque logré sacar fotos decentes como ésa, 1/15 de segundo es muchísimo tiempo para que sostengas bien una cámara. Más de lo que parece. A menos de que te quedes como estatua, tus fotos con luz baja se verán horribles.

La reducción ligera de ruido significa que acabarás con tomas ruidosas en luz baja, aunque los colores se lucen mucho (aparte de esos molestos rojo) y hay buen contraste.

No retará al LG G4 o al Samsung Galaxy S6 en general, pero el Moto X Play tiene una muy buena cámara por $6,000.

Sin batería externa

La otra área donde el Moto X Play flaquea un poco es en la batería. Este teléfono tiene una unidad de 3,630mA. Mucho más grande que los 2,000 y cacho de mAh en las baterías usuales. ¿Es un monstruo de la resistencia?

Sí, aunque no durará dos días para ustedes usuarios hardcore glotones de YouTube y adictos a Clash of Clans. Por ejemplo, dura 13 horas y media cuando hay un loop de video a 720p, o 7 horas 50 minutos cuando ves Netflix con red 3G/4G (se nos iba y venía el 4G cuando lo probamos, lamentablemente).

Eso desplaza sin duda al Moto G, por cerca de tres horas en la prueba de video y dos horas en la de streaming. No obstante, no derrota a otros teléfonos de gama alta como el Samsung Galaxy S6 Edge+. Ese teléfono dura aún más reproduciendo videos gracias a su eficiencia ninja.

El usar el Moto X Play de manera general acaba con un día casual de batería, pero es un tanque que debes golpear bastante duro para verlo morir antes de que te duermas. Parece que superará al OnePlus 2, pero no por mucho.

El Moto X Play ofrece carga rápida también, con la vida de la batería subiendo a una cantidad que te duraría la gran parte de un día en 30 minutos. Sin embargo, lo gracioso aquí es que no hay un cargador rápido en la caja. Tendrás que pagar unos cientos de pesos extra, aunque use un cargador rápido de Samsung que tenía por ahí y le sirvió bien.

Hay muchas áreas donde el Moto X Play está atrapado entre ser un fon de gama alta y otro que tiene más en común con el Moto G. Su bocina pertenece a esa última cuestión.

Tenemos el mismo diseño aquí. Parece que hay dos bocinas frontales, pero nos han tomado el pelo. Sólo la de abajo es una bocina, y la calidad de audio no te tendrá cabeceando de euforia. Como con el Moto G, tiene suficiente volumen como para competir con el ventilador del refri, o algo parecido, pero no tiene el rango de medios o los bajos nivelados para formar un par de buenas bocinas.

Moto X Play veredicto

El Motorola Moto X Play es uno de los mejores teléfonos a considerar si quieres un fon de calidad sin pagar un precio alto. Destaca muy bien la cámara y batería mientras ofrece una bonita pantalla que no se ve seguido en dispositivos parecidos.

Si parece una versión XL del Moto G y no tanto algo de la familia del X. Y después de haber reseñado el heroico OnePlus 2, el Moto X Play no es tan sorprendente.

Su look y sensación no te enamorarán al instante, y las especificaciones principales, CPU, almacenamiento y RAM valen el precio. No es un teléfono que irrumpirá en las gangas, pero tiene mucho por ganar si no soportas la idea de formarte virtualmente por un OnePlus 2.

Stuff says... 

Motorola Moto X Play reseña

Podrá no tener el usual factor "wow" de Moto, pero algunos toques del valor del Moto G lo convierten en una gran opción económica
$6,000
Good Stuff 
Batería masiva
Buena pantalla
Sensor avanzado de cámara
Bad Stuff 
La cámara podría ser más elegante
… y pide a gritos un estabilizador de imagen
No tiene el diseño más bonito