Siempre es divertido apostar por el caballo negro y el nuevo Moto X no es nada menos que un campeón sorprendente.

Sin primicias. Sin ser parteaguas. Sin gimmicks. Sin colas para comprarlo. Y, sin embargo, éste es uno de los mejores smartphones con Android jamás hechos.

¿Cómo? Casi puro Android. Un hermoso display Full HD de 5.2”. Cámara de 13MP. Controles de voz sin touch. Y—cómo olvidar—aún más personalización que el X del año pasado.

¿Podrán todos los trucos, ajustes y especificaciones constar en una gran victoria para Motorola? Sí, si pueden.

Diseño casero hecho de manera correcta

Con la iPhoneificación de Samsung (vean el Galaxy Alpha) y la Samsungización del iPhone (vean el iPhone 6 Plus) el Moto X destaca. Tiene personalidad—si así lo deseas.

Moto Maker, el servicio de personalización con preventa de Motorola, se puso mejor y más grande gracias a las opciones aumentadas, ordenes internacionales y renders fotorealistas. Con lindo plástico suave al toque, cuero de verdad y paneles de madera certificados para elegir, además de miles de combinaciones de colores, las tres opciones de un iPhone se ven pobres.

Lo que vayas a escoger, tendrás un equipo con ingeniería impresionante y cuerpo sólido, panel frontal en blanco o negro, el logo de Motorola incrustado y una nueva orilla de aluminio que es más ligera en un modelo blanco y titanio oscuro en el modelo negro. Si ya te convertiste a Moto este año, significa que puedes sincronizar tu Moto X con un reloj Moto 360 de la misma calaña. Todo sea por la moda.

Cabe notar que el modelo normal con resina negra es un robo con costo de ….. pero otros materiales cuestan más. La versión en cuero tendrá un precio de … y el Moto X de madera tiene uno de …. No te arrepentirás si se moja, aunque nos dijeron que el modelo de cuero si necesita una limpiadita de vez en cuando.

Éste es un gran teléfono que no se siente grande. De frente se parece un poco al LG G3—otro smartphone que se toma en serio no desperdiciar espacio. Ninguno está precisamente “filo con filo” pero con borden tan delgados no nos quejamos. La pantalla del G3 es un poco más grande, con 5.5”, pero el Moto X viene en tamaños más cortos y ligeros con 145gr. de peso.

Como Moto lo dijo, tiene la misma anchura del Galaxy S5 con una pantalla más grande. Cómo fue el caso del primer Moto X, se siente bien hecho. También resiste salpicaduras—más no al agua completamente, pero es mejor que nada. Gracias a su curva hueva se sienta gratamente en tu mano a pesar de que la edición de 2014 es más grande en ambas dimensiones.

Pero éste podría ser el primer teléfono mayor a 4.7” que tus manos encontrarán manejable. El pulgar cabe perfecto a través de las dos esquinas. Es perfectamente estable y balanceado al tacto y el enchufe para microUSB, ranura nanoSim y entrada de audífonos están arriba y abajo, dejando los lados intactos sin estorbo. Sólo el botón de encendido y el apartado de volumen adornan el lado derecho, con el botón texturizado para que se identifique fácilmente con sólo tus dígitos.

Así que Motorola deja fuera de lugar a Samsung y a LG en el departamento de diseño. Y también les da carrilla en sus componentes.

Amamos el AMOLED

No hay eslabón débil en la hoja de especificaciones del Moto X. A diferencia del Moto X año anterior cuyo display de 720p era opacado por pantalla Full HD tras pantalla Full HD, el de este año iguala a sus competidores en conteo de pixeles.

OK, LG y Samsung ya tienen la ventaja con sus pantallas 2K en el G3 y el Note 4. Pero muchos otros, incluyendo HTC y Sony se quedaron con 1080p y para nada son pantallas de segundo grado. El Moto X tiene 424ppi así que los textos se ven seriamente suaves y las fotos con mucho filo. El LG ofrece mayor detalle en fotos y videos de alta resolución, pero sólo lo notarás si tienes la cara pegada al teléfono, con los ojos bien abiertos. En ese caso te verán raro en el metro.

Éste es un display AMOLED y deberías saber qué significa. Los colores están en el lado con más punch del espectro, sin verse muy alienígena; negros muy profundos que ponen a temblar al iPhone y a LG y ángulos de visión geniales. Los pixeles se ven muy cerca al vidrio también—no al grado de un iPhone pero si cerca.

La desventaja de los colores en AMOLED es que desde ciertos ángulos los blancos se ven amarillos. Si gastas mucho tiempo en e-mails y páginas, notarás el deterioro, pero hemos escuchado susurros prometedores en la red de distintas unidades teniendo temperaturas de color variables.

¿Nuestro aspecto favorito de la pantalla? Lo que hace cuando se apaga. En serio.

Este es el futuro: simple, inteligente y con muchos sensores

Los sensores, controles y software siempre prendidos de Motorola hicieron su debut en el primer Moto X pero por fin tuvieron vida propia en el hardware recargado de este año.

Si amas Google, amarás el Moto X. Este teléfono tiene como misión hacer de todos los servicios de Google algo disponible y útil. El siniestro e inteligente servicio de Google Now puede ser accesado con un desliz a la derecha desde la pantalla de inicio, como con el Nexus. Motorola (a diferencia de Samsung y Sony) mantiene las cosas simples no duplicando sus servicios de medios—y sólo mencionamos la Play Store, Play Music, Movies y Books. Nada aquí es tan bonito como un Sense 6 de HTC pero con la actualización inminente de Android L, el nuevo Material Deisgn de Google aumentará la estética un poco.

Además de algunas apps directas y extremadamente útiles, que vienen como parte del repertorio de la app de Moto, todo esto es KitKat 100% (al menos hasta que llegue Lollipop). Tú escoges que instalar. Hay algunos tutoriales que surgen para activar algunas características pero son fácilmente ignorables.

Como acabamos de mencionar, nuestra favorita del bonche es el ahorrador de pila Moto Display, que muestra notificaciones monocromáticas en la pantalla de bloqueo cuando tu mano se aproxima, surgiendo con tres íconos de apps. Al tocar cada burbuja te mostrará un previo de las notificaciones a simple vista y un desliz para abajo desbloquea la pantalla. Siendo una pantalla AMOLED los pixeles negros, que llenan la mayoría de la pantalla, no agotan la potencia y pueden ser activados en los bolsillos o boca abajo. Combinado con las sutiles características del Moto X, el checar Moto Display se convierte en uno de esos hábitos adictivos como el Touch ID en el iPhone.

Hay más. Motorola usa sus sensores casi como Samsung cuando apagas la pantalla y no la estás viendo—aquí se llama Attentive Display. Las llamadas y alarmas pueden ser silenciadas y puestas a dormir con un simple movimiento manual. No hay nada enteramente nuevo pero vale la pena confirmar que ambos funcionan a la perfección.

Motorola tiene sus propios trucos únicos. Los controles de voz touchless regresan para que el X reciba tus comandos de voz aún cuando la pantalla está apagada y estás a varios metros de distancia. Un ajuste muy cool es que ahora puedes cambiar la frase de comando de ‘OK Google’ a lo que tú quieras—mientras tenga cierto número de sílabas. ‘Ola ke ase’ es muy acertado, aunque podría pasar de moda.

Lo más impresionante de todo es como funcionan sus sistemas en conjunto. Los sensores de movimiento registran tu mano surcando el teléfono cada vez de modo que, cuando lo recojas, Moto Display se ve en pantalla. Las funciones de voz trabajan bien con distintos modos en Moto Assist, incluyendo ‘home’, ‘sleep’, ‘meeting’ y al conducir—dile ‘buenas noches’ al teléfono y se pondrá en un modo de ‘no molestar’. Hay mucha personalización para explorar pero nunca desciende al caos. Muchos fabricantes juran que su modo de Android es simple pero, cabe aclarar, el de Motorola sí lo es.

La batería mejorará con "L"

Ahora, no estamos diciendo que los fabricantes de smartphones deberían dejar de mejorar Android. Por ejemplo, no le diríamos que no a un modo de salvar potencia (Ultra o demás).

Pero con batería para todo el día, ayudado por Moto Display, y la próxima actualización de Android L en camino, el hecho de que al Moto X se le acabe pronto no nos desanima. Hemos sacado 12 horas de pila con él, incluyendo un viaje de 3 horas sin dejar de usarlo.

En nuestro test para probar video HD (poniendo un loop visual de 720p con la pantalla puesta a medio brillo, con WiFi y sync prendidos) la unidad pequeña de 2,300mAh del Moto X lo pone en un modo respetable que dura 10 horas y 30 minutos.

Ésa es una calificación idéntica al del iPhone 6 y mejor que la del LG G3 por una hora—sigue horas detrás de la increíble batería del Sony Xperia Z3 pero si dura bastante. Confiable pero nada por qué suspirar. Continuemos.

Siguiente toma

¿Qué hay del resto de las especificaciones? Más megapixeles. Flash vistoso. Video 4K. El Moto X de segunda generación deja el ojo cuadrado con su nueva cámara y… casi se acerca las de los mejores smartphones. Entonces el resto la supera. Pero nosignifica que el Moto X no sea capaz de tomar fotos muy, muy buenas.

Hay un nuevo sensor de 13MP con un lente de f/2.25, el cual es un gran avance por encima de las imágenes decentes pero no impactantes del primer Moto X. Toma fotos claras y detalladas con buena luz, tiene un modo HDR de rápido acceso y reproduce los colores de forma acertada. Con eso dicho, tiene ligeros desbarajustes con la exposición y se le va el foco de vez en cuando. En esos casos, es mejor escoger el modo manual para agarrar el enfoque con la app básica de la cámara en vez de depender en el autofocus. Para obtener mejores resultados, sigue tomando con cualquiera de los botones, incluyendo el de volumen. Las mejores cámaras de smartphone son ligeramente más rápidas con el autofocus. No es el S5 si se trata de tomas continuas y los entusiastas fotográficos querrán más botones para jugar.

El autofocus es mejor cuando captura video a 1,080p—con un máximo de 32GB de almacenamiento, no recomendamos tomar mucho video en 4K, aunque no es una opción. Video en slow morión, con 120fps, es tan fácil de manipular—como con el iPhone 6 hay una ventana para deslizar a prueba de tontos que selecciona el clip editado.

De noche y en interiores, es algo mixto. El estilizado flash LED que rodea la cámara principal es una adición nueva, diseñado para proveer luz más suave que los flashes regulares. Te quedas entonces con imágenes cuyo flash es menos obvio que los ejemplos equivalentes del G3 y el iPhone 6—es más amable con los rostros de tus amigos.

Aún así, ambos teléfonos hacen un mejor trabajo en luz tenue sin flash. Y es mucho más útil. Las imágenes que toma el Moto son usables, pero un tanto desaturadas, pero pueden tener ruido y rasguños a veces, lo cual es una pena. Un update del software puede ajustar la calidad de las imágenes, como el del Nexus 5 del año pasado, estaría muy bienvenido aquí.

Por ahora, el Moto X detecta rostros y personas/objetos en movimiento (dos temas truculentos) y automáticamente toma múltiples fotos antes de escoger cuál es la mejor—en foco y sin parpadear. No resulta en imágenes perfectas cada vez pero, en dos o tres instancias, vale la pena.

En el resto, Moto se une a HTC y a Sony con su propia herramienta de creación de audio, Highlights Reel, que está un poco escondida pero te permite cambiar la duración del clip y usar audio de los videos o de cualquier otra canción. Por delante una cámara de 2MP toma video a 1,080p y puede obedecer comandos de voz para tomar selfies, completando la configuración. Y la modalidad tuercemuñecas de Quick Capture regresa de la edición anterior. Funciona bien, si le das un segundo, y te ayuda a mantener la mirada en la escena.

Cómo hacer del Moto X algo mejor

Si tuviéramos una plegaria que hacerle a Motorola sería ésta: traer un modelo de 64GB para el fanático de Android. El seriamente similar Nexus 6 tiene una opción de 64GB y creemos que el Moto X también lo necesita.

Ya de perdida, pongan una ranura de microSD en la siguiente versión. Las versiones de 16GB y 32GB son geniales para precios de bajo costo pero no lo suficientes para todos después de 12 meses de playlists offline de Spotify, juegos y fotos.

Ya que estamos en eso, ya saquen Android L lo más humanamente pronto posible. Las actualizaciones de Android llegan tan rápida y formidablemente a los teléfonos así que Lollipop no será la excepción. Si el Moto X tiene la actualización pronto y baja de precio, el Nexus 6 podría tenerla muy difícil.

Veredicto del Motorola Moto X

Si hiciéramos una lista preliminar de smartphones basada sólo en especificaciones, el Moto X llegaría al corte pero no estaría en la cima. Usándolo es una historia muy diferente.

Porque después del Moto X no querrás regresar a otro teléfono Android. Es inteligente, rápido y de hermosa artesanía que lo comprarás por ninguna razón aparente.

El software de Motorola trabaja en sincronía con Android para hacer de tu vida algo más fácil, mientras que Moto Maker permite la personalización de un teléfono para las masas como nunca antes. Los asiduos de las apps preferirán un iPhone y los fotógrafos pro se irán tal vez por un Xperia Z3, pero el Moto X parece hecho para todos.

Su precio también lo parece. No es una ganga como el Moto G, pero con 10 mil pesos aproximadamente por 32GB ($6,999 por 16GB) es más barato que un iPhone con contrato y con un valor muy razonable contra el repertorio actual de superteléfonos. De todos los teléfonos, incluyendo en E.U., todo apunta a comprar un Moto X.

¿Quién le diría no algo así?

Stuff says... 

Motorola Moto X (2014) reseña

A seriously clever, always-on Android that’s made awesome by you
$10,000
Good Stuff 
Hermoso, sólido y de cuerpo personalizable
Software simple pero futurista
Muy, muy, muy rápido
Más barato que su competencia directa
Bad Stuff 
Capacidad máxima de 32GB de almacenamiento
Su cámara no es la mejor
power
0
screen
0
build
0
apps
0
Camera
0