¿Recuerdan los días cuando un teléfono de LG no era nada para presumir?

Sólo tenemos que retroceder un par de años, pero luego llegó el G2, y desde entonces cada teléfono insignia que saca LG ha estado demoliendo a la competencia que representan los dispositivos de Samsung, HTC y Apple.

Pues bien, el G4 llegó con mucha fanfarría y expectativas, y vaya que vistió para la ocasión con su carcasa de cuero real y hecho de la piel de animales muertos. Si no es muy tu gusto (o tu presupuesto) hay una versión más barata de plástico/cerámica. Y no importa lo que vista, el G4 es realmente el competidor más fiero del mercado para el Galaxy S6.

Un amigo encuerado

Primero que nada, echémosle un vistazo al aspecto que ha levantado algunas preocupaciones: su espalda de cuero. LG le puso especial énfasis a dicho look al colocar la textura y coserla por enmedio, permitiendo contornos legítimos. ¿Se siente mejor que el plástico brilloso de siempre? Absolutamente. Es un poco más orgánico al tacto y tiene acabado suave, además de hacer que el G4 parezca más caro que su predecesor.

Cuando LG te pide dinero extra por el privilegio, también amerita que mires más de cerca. Primero, esa abertura a la mitad es, predeciblemente, falsa. Simplemente la estamparon en el cuero, aunque las costuras laterales son bastante reales.

Segundo, no esperes a que la edición de cuero añeje tan bien como una bolsa o el tablero de un auto de lujo. Su resiliencia será obstruída por el hecho de que la capa de cuero ha sido adelgazada hasta un micrómetro.

Es un proceso muy común de hacer este tipo de materiales más delgados para propósitos donde el metal no logra sacar la casta. ¿Te has probado alguna chamarra de cuero ultra delgada? Es el mismo tratamiento; pero en realidad, el resto del material es plástico, con una cobertura delgada hecha de cuero.

Sí, totalmente real, pero lo que hace que el cuero sea tan áspero y que envejezca bien es su maleabilidad y habilidad para absorber impactos. Y LG se deshizo de todo esto al hacerlo extradelgado. ¿Es peor que el plástico o el aluminio? Absolutamente no, pero no esperes milagros. No se trata de una chopper.

Paleta de colores

Nos gustó como LG personalizó las espaldas de cuero. Aquí está el detalle: es un look atrevido, y a muchos les desagradará, especialmente la versión bronceada de nuestras fotos.

Hay otros tonos para el look, que le dan una vibra diferente. La versión de cuero negro es desconcertantemente fogosa, pero los colores más brillantes se ven más divertidos. Mas amistad y menos S&M.

¿Prefieres mejor un plástico de vieja escuela? LG aplicó contornos a la espalda plástica del G4 y metió un poco de cerámica en la mezca de la espalda para una sensación más dura, pero esta versión se parece mucho al G3. En todos los modelos las partes laterales siguen siendo de plástico, y el teléfono mantiene un tamaño uniforme.

No nos extraña que LG haya sacado sus teléfonos en cuero para desviarnos de la idea de que se trata de una simple actualización.

Una vez más, LG puso los botones en la espalda: su botón de prendido y los de volumen. No hay escaneo dactilar, pero después de algunos años de optimizar este diseño los botones traseros se sienten increíbles. Se sientan abajo de donde descansa usualmente tu teléfono y le otorgan una facilidad de uso más grande.

Los mismos grandes éxitos

Lo que muchos de ustedes apreciarán es que siguen algunos detalles clásicos, como la libertad que te da la parte plástica. Puedes simplemente arrancar el marco o cambiar la batería y poner una tarjeta microSD a los lados. Con un iPhone 6 o Galaxy S6 no lo puedes hacer.

Si te gusta ver películas en tu teléfono o quieres quedarte con el G4 por u par de años más, son detalles muy útiles. Después de 12 meses algunas baterías modernas habrán perdido su mojo. Con este teléfono podrás conseguir una de Mercado Libre, asumiendo que den libre embargo para sus componentes en nuestro país y no haya problemas legales.

Y se maneja muy bien de igual manera, para ser un teléfono con pantalla de 5.5" con grosor nada impresionante de 9.8mm. ¿Por qué? Es un poco más amplio que el G3, pero el "arco" de la espalda (como le dice LG) cabe perfecto en tu mano. Es un poco más gordo que el Galaxy S6, para que lo tengas en cuenta si tienes aversión a teléfonos grandes.

El Quantum que Bond nunca tuvo

Lo que obtienes a cambio es una pantalla bastante grande. LG no ha reducido los tamaños para el resto de su gama. Al igual que el G3, mide 5.5" de diagonal. Ni siquiera ha recortado los bordes para la pantalla, algo que solían hacer en sus nuevos productos.

La resolución también es la misma, aunque con 2560 x 1440 no pediríamos más. Esto te da una densidad de pixeles de 538ppi. Estos pixeles son tan pequeños y condensados que nos dio jaqueca el tratar de detectar alguna pixelación. Al igual que el año pasado, la nitidez es increíble.

¿Su pantalla es exactamente la misma que la del G3? Para nada. El G4 tiene un panel totalmente nuevo.

Sigue siendo una pantalla IPS LCD, pero ésta usa tecnología Quantum Display. Suena muy Star Trek, pero lo que hace es usar iluminación LED azul y blanca, así como algunos filtros de color para obtener las tonalidades correctas.

Esto le permite al G4 sacar colores más vívidos y saturados, metiéndose más en el especto de colores que puede detectar el ojo humano. Por supuesto que destacan más que en el modelo anterior. Esta es una pantalla súper vívida; sin duda una de las mejores del mercado.

Cincuenta sombras de rojo

¿La abundancia de colores es siempre buena? Viendo la interfaz del G4, algunos de los elementos se ven un poco sobrecocidos. El logo de YouTube destaca tanto que te puede dejar ciego. Pero al menos no es tan malo como en la pantalla del Nexus 6, que se ahoga en color.

Hay un poco de sobresaturación en este caso porque el software no parece tomar en cuenta qué tan lejos llega el espectro rojo de Quantum. El carácter general de la pantalla se ve muy tibio, lo que no nos sorprende dada la iluminación LED azul.

Ésta es una de las mejores pantallas que hemos visto en un teléfono, pero si tienes $12,000 en tu cartera y quieres la pantalla más certera, mejor compra un Samsung Galaxy S6 o un Note 4. Éstos ofrecen modos de pantalla que doman las increíbles habilidades cromáticas de los OLEDs de Samsung. Si LG hubiera implementado opciones de color similares tendríamos poco titubeo en nombrarla la mejor pantalla disponible.

Un Optimus bastante Prime

El software no es malo, pero como siempre no es un punto cumbre de LG. Una vez más, la interfaz de Optimus se queda con íconos nítidos y algunos otros detalles y aspectos que se ven algo arcaicos. Por alguna razón, nos quedamos picados moviéndole a los widgets con intensidad cuando deberían ser cosas que sólo cambies una vez al año, como tu colchón.

Lo que sí resiste es el aspecto visual más accesible de Android Lollipop. Y eso es con lo que corre el G4: debajo de las personalizaciones tenemos Android 5.1.

LG plasmó el teléfono con un esquema de colores muy feo y salido de la caja, sin hacerle ningún favor. Como pueden notar, no nos enamoramos de cómo se ve Optimus. Sin embargo, puedes alterar bastantes cosas aquí y si realmente odias sus detalles puedes ponerle un fondo de pantalla con Google Now. Lo intentamos y le cambia totalmente la personalidad al software. Nada está escrito en piedra con Android.

¿Creen que el software del G4 se ve perfectamente bien? Hay muy pocas cosas que desagraden aparte del look. Y el desempeño general es sorprendente.

Otro cambio de Lollipop que ha resistido LG es el modo orgánico con el que corre originalmente. Cada función tiene su encanto, pero el G4 realmente se siente como látigo cuando lo operas.

Guerras de Snapdragon

Todo eso se logra sin tener un CPU como el del Galaxy S6 o el del M9. Lo que trae es un Snapdragon 808, intencionado para estar un paso abajo del Snapdragon 810. ¿Cuál es la diferencia?

Pues bien, mientras cada uno usa núcleos Cortex-A57 y Cortex-A53 como la fuerza y el respaldo del show, respectivamente, sólo hay dos núcleos de potencia A57 en este caso. No hay cuatro como en el 810.

¿El resultado? Mientras el HTC One M9 puede lograr un puntaje de 4,200 en Geekbench 3, estamos viendo uno de 3,502 para el G4. Predeciblemente, no es tan potente.

La pregunta más importante es si lo notarás. Si los juegos con tecnología de punta o con algo que eche a andar el procesamiento como un emulador de N64 son lo tuyo, probablemente lo harás, ya que el GPU es también un poco lento.

Pero si tu obsesión por el gaming no es tan grande, la diferencia no vale la pena una preocupación. Y el Snapdragon 808 parece lidiar mucho mejor con el esfuerzo extra que el Snapdragon 810. Han habido muchos debates acerca del sobrecalentamiento del procesador y, en teoría, el 808 debe enfriarse mejor.

Si dejamos que el G4 descargue con 3G/4G se llega a calentar un poco, pero mantiene su tibieza. Habiendo dicho eso, no hemos tenido problemas serios con algun teléfono insignia este año, a pesar de los berrinches de algunos.

Todos los juegos clásicos que Android ofrece para que pongas el GPU a prueba también corren formidablemente en el G4.

Cámara con tanta tech...

Si LG deliberadamente se tranquilizó con su CPU, su intensidad la puso en la cámara. Ésta es una de las cámaras más técnicamente impresionantes que hemos visto.

La lista de detalles increíbles es bastante larga. Primero, está el sensor. No sólo tiene 16MP bajo el cinturón, sino que mide 1/2.6" como el del Samsung Galaxy S6. Vamos, hasta podría ser igual al IMX240 de Sony a juzgar por los resultados.

Después está el lente. Es un lente con f/1.8. Es un lente sorprendentemente rápido que absorbe mucha luz comparado con el de f/2.2 del HTC One M9. Es aún más rápido que el del Galaxy S6, con f/1.9.

Vaya que LG lo está logrando.

Pero eso no es lo último. El G4 tiene un modulo de enfoque laser en la espalda, para empezar. Lo que esto hace es disparar un rayo infrarrojo, que se refleja de vuelta al sensor, diciéndole al teléfono qué tal lejos está el objeto en cuestión. Es entonces cuando el autofocus empieza a hacer su labor, para luego usar enfoque de detección de contrastes para terminar el trabajo.

La estabilización óptica de imagen también mejoró. Puede manejar más contenido que el G3, y funciona desde otro eje para mejor rendimiento.

¿Ya se aburrieron? Hay algo más que nos gustaría celebrarle: junto al flash hay algo llamado sensor de espectro de color. Es el primero en su categoría en un teléfono. Éste le echa un ojo a la escena y juzga qué tipo de sombra necesita para las caras de tus amigos no se vean fantasmales.

El desglose de la cámara

¿El tener más tech que el Inspector Gadget amerita tanto rollo? Claro que si, especialmente en el sensor y el lente.

El G4 produce tomas magnánimas en todas las condiciones. Dale buena luz y te dará detalle fantástico. En situaciones donde estás enfocando hacia el sol, el modo HDR puede lidiar con tanto contraste de manera sorprendente.

Y de noche el G4 puede sacar más detalle que el Galaxy S6. Sólo un chirris, pero aún así es más. ¿Se deberá al OIS o al lente más veloz? Quién sabe, pero los resultados son fabulosos.

Se podría decir que ninguna de mis tomas han sido malas. Realmente es una de las mejores cámaras de celular.

¿Pero es realmente la mejor, la polla con cebolla de las cámaras en smartphones? De hecho, hay un par de problemas.

Primero, es un poco más lenta que la del Galaxy S6. Hay más trabas en el shutter y un poco más de delay antes de que tomes la siguiente foto. No es que sea como tortuga, pero es la cámara más lenta de los teléfonos insignia de 2015. Cuando estás fotografiando en la calle, las alternativas de HTC y Samsung son más ágiles.

Las imágenes pueden estar demasiado nítidas. A nivel pixel los detalles finos pueden verse muy enfatizados, especialmente si estás tomando fotos en macro. Las tomas macro del Galaxy S6 se ven un poco más suaves a nivel pixel, pero también más naturales.

 

La app de la cámara

La app de la cámara te da más control que la mayoría. A menos que mires más de cerca, es tan simple como la tabla del uno. Y con el modo Automático de HDR como estándar, no hay necesidad de hacer nada más que presionar el botón de shutter. Pero hay mucho más si no estás conforme.

El modo de control manual del G4 es increíblemente poderoso, dándote casi tanto control como una cámara DSLR. Lo único que le falta es control de apertura porque, al igual que 99.5% de los teléfonos, éste tiene un lente de apertura fija.

Pero puedes seguir haciendo muchas cosas con él. Hay un control increíble en la sensibilidad del ISO, velocidad del shutter, enfoque y mucho más en el departamento creativo. También hallamos que la genial estabilización óptica muestra que puedes tomar con 1/4 de los ajustes de exposición y no terminar con un desastre borroro. Pero no te muevas demasiado para que no vean que tienes pulso de maraquero.

De noche y en interiores, el modo manual puede ser lentísimo. Parece que le toma mucho tiempo a su cerebrito para decidir qué ajustes usar que no sean los que tú especifiques.

Otro detalle garrafal es que, a través de la app, el G4 no muestra acertadamente cómo acabarán tus fotos en el modo de previo. Serán tan buenos o mejores de lo que verás, pero Samsung se desempeña mejor en este rubro, mostrando una pantalla de previo bastante acertada.

¿Y los otros modos? LG se mesuró este año. Hay un modo de toma dual que saca fotos con ambas cámaras (trasera y frontal), además de panorámicas. Todo lo demás lo desecharon. Esperábamos un modo de Light Trail que te deja tomar con mayor exposición para que las luces parezcan líneas en el aire, pero en el software que hemos probado lo tienes que hacer en modo manual. Tip adicional: tendrás que usar un tiempo largo de exposición.

 

Amante de las selfies

El G4 sí logra darle batalla al Galaxy S6 en la cima del juego de cámaras, pero donde tiene una ventaja más que obvia es en la cámara de selfies. Tiene un sensor de 8MP.

Claro, hemos tenido este tipo de cámara con alta resolución antes, entre ellas la del Desire Eye de HTC con 13 MP.

Puede producir excelentes selfies, especialmente si está en modo HDR estándar. Como es típico de un teléfono LG, hay una función que se divierte con tu cara, desvaneciendo arrugas y poros abiertos. Al igual que la cámara principal, puedes obtener fotos maestras sin ruido.

Pero no hay nada de nueva generación en la cámara frontal, ya que no puede usar algo de la tech elegante de la cámara trasera. No hay OIS ni flash.

Baja resistencia

Mientras el G4 tiene una batería de 3,000mAh que suena impresionante, su resistencia es, al igual que otros teléfonos de 2015, un poco decepcionante. Un día de uso, en el que me levanté a las 10am (vamos, era fin de semana), lo puse a prueba de forma media/pesada. Para cuando se me acabó la batería, eran las 7pm. Pasé horas escuchando podcasts e hice streaming de una hora en Netflix, pero no me satisfizo.

Pero no parece ser sólo culpa de la pantalla. Con nuestra prueba de loop de video, el G4 duró nueve horas, 52 minutos. Es una cantidad mucho menor que las 14 horas que le saqué al Galaxy S6, pero Samsung tuvo el acierto de mandar muchas de las cosas del teléfono a dormir si no se usa.

La duración de la batería del G4 no es tan mala como para tacharlo de tu lista de deseos, pero sí es decepcionante dado que su batería tiene más capacidad que la de otros perros grandes de 2015. Cruzaremos nuestros dedos para que LG afine este detalle con actualizaciones futuras.

Intenté con el modo de Ahorro de Batería para ver si las cosas mejoraban. Sí lo hacen, pero mantiene el brillo de la pantalla en un margen estricto para que no sea algo que esté prendido los 365 días del año. No parece ponerle restricciones al CPU tampoco, que es un área obvia donde el G4 pudo haber ahorrado potencia sin hacer tantos sacrificios.

¿Qué más hay en la bolsa?

¿Qué más obtienes aquí? Naturalmente, con este precio obtienes 4G. También hay un pequeño transmisor infrarrojo en la parte superior del G4. Éste te deja controlar tu TV con el teléfono o cualquier otra cosa que funcione con un control remoto.

Es una función coqueta y particularmente útil para hacerle bromas a tus roomies u otros miembros de la familia, sin mencionar el resolver esos dramas de "no encuentro el control".

La bocina interna también nos gustó. Es muy similar en tono y calidad de audio a la del Samsung Galaxy S6. El volumen al tope es bueno y la calidad en general no es nada mala, pero no tiene los tonos ricos que hay en las BoomSounds del M9. Hay una leve distorsión en algunos casos, pero si resulta ser impresionante.

El G4 no tiene algunos aspectos que sí tienen otros teléfonos. No hay escáner dactilar, por ejemplo, y no hay sensor cardiaco. No es el fin del mundo, pero a algunos esto los decepcionará.

Veredicto

¿Acaso el LG G4 le quitó el premio del mejor smartphone de 2015 a Samsung? No del todo. La interfaz de Optimus no es la más guapa de la fiesta, y algunas cosas en la estética del hardware no fueron pensadas con tanto esfuerzo.

No tiene la ventaja de precio que tenía el LG G3. Su precio de $12,999 lo pone en el mismo margen que el Galaxy S6 y el HTC One M9.

Pero ciertamente compite al mismo nivel que dichos teléfonos insignia. La cámara es excelente, la pantalla es brillante y esas 0.4 pulgadas extra de espacio en pantalla serán suficientes para convencer a los compradores potenciales. Sólo el tiempo dirá si el usar un procesador más bajo fue una mala idea, pero no estamos viendo tantos sacrificios en ese caso.

Al final hay sólo un par de detalles que no le permiten tener el primer lugar por encima del poderoso Galaxy S6, pero te recomendamos contemplar al G4 para tu lista, especialmente si aprecias las tarjetas microSD, las macropantallas y los gadgets envueltos en una lujosa piel de animal.

Tech Specs 
Sistema Operativo
Android 5.1 con Optimus UI
Pantalla
Quantum Display IPS de 5.5" con resolución de 2560 x 1440 (528ppi)
Procesador
Snapdragon 808 de seis núcleos
RAM
3GB
Almacenamiento
32GB (expandible con microSD)
Cámara Trasera
16MP, f/1.8, flash LED
Cámara Frontal
8MP
Conectividad
Wi-Fi ac, IR, NFC, Bluetooth 4.1 apt-X
Batería
3,000mAh
Dimensiones
149 x 76 x 9.8mm
Peso
155gr
Stuff says... 

LG G4 reseña

El G4 es un deleite para fans de las cámaras y para aquellos que deseen un dispositivo que se vea y se sienta diferente
$12,999
Good Stuff 
Cámara genial y versátil
Pantalla nítida y vívida
Su espalda de cuero se siente agradable
Lleno de tech inteligente
Bad Stuff 
Batería que decepciona
No se siente tan caro como un S6 o un M9