La palabra 'kintsugi' se refiere a un término japonés para reparar cerámica o muebles rotos no para cubrir imperfecciones, sino por el hecho de continuar la historia del objeto. No se si sea un término apropiado para el octavo disco de estudio de Death Cab For Cutie, quienes han perdido a un integrante clave en el proceso de grabarlo, el guitarrista y productor Chris Walla. Quizás lo pusieron como título irónico, no lo sé...

El disco no empieza mal, arrancando de forma prometedora con "No Room in Frame" y sus melódicas armonías. Posteriormente, llega el primer sencillo potencial, "Black Sun", donde Ben Gibbard hace gala de sus dotes vocales para atenuar la situación y dar lugar a un coro para tararear. Lo mismo pasa con "The Ghosts of Beverly Drive", donde ponen una máquina de ritmos para darle una onda más electro al asunto. Esto podría dar pie a que el disco siga igual de transitorio y evolutivo, pero algo empieza a ir mal y parece ser que se les acabaron las ideas de forma repentina y viene siendo más de lo mismo. 

Esto no es necesariamente malo. Si apenas le están entrando a la banda, podría ganarse tu corazón, pero no poseerlo - citando uno de sus temas icónicos, "I Will Possess Your Heart". Temas como "Everything's a Ceiling" o "Ingénue" recuerdan mucho a lo hecho en The Photo Album o Transatlanticism. Pero si uno quiere algo similar, que mejor se vaya a la fuente original, ¿no?

Sólo queda esperar a ver cómo resulta su siguiente trabajo ya en forma de trío. No sabemos si seguirán con la misma racha creativa o se perderá algo en el camino - que es lo más probable. Pero no desesperemos, ya que la chispa aún la tienen. En algún lado.

 

Stuff says... 

Death Cab For Cutie - Kintsugi reseña

Ben Gibbard y compañía siguen haciendo lo que saben mejor, pero ¿es suficiente en un entorno que exige innovación y creatividad con cada nuevo producto? Lo dudamos
Good Stuff 
Producción más rica
Las guitarras están de vuelta
Menos cinismo, más optimismo
Bad Stuff 
A veces si es necesario un poco de ironía
No hay canciones realmente memorables para un Top 10
Falta fuerza y creatividad