El HTC One (M8) es uno de nuestros teléfonos favoritos de la historia. Estuvo en la cima de nuestro Top 10 de smartphones por un tiempo y estuvo nominado a Smartphone del Año en los Stuff Gadget Awards 2014, sin más ni menos.

Pero obtuvo opiniones divididas de algún modo. Los que lo amaron realmente lo amaron, a causa de su hermoso diseño, cuerpo sublime y finísima pantalla. Pero algunas de sus fallas - principalmente la repudiada cámara UltraPixel - lo previnieron de que fuera el mejor.

El HTC One M9 - sin paréntesis esta vez- va a enmendar el daño.

En la parte de atrás hay una cámara de 20MP mientras que el diseño ha sido refinado ligeramente sin perder lo que lo hizo especial. 

Pero no se deslumbren tanto, ya que los propietarios de un HTC One M8 no sentirán la necesidad de tirar su teléfono a la basura. Este enfoque evolucionario es una señal de un tono elegante que en este caso tiene mucho sentido.

Estamos detrás de la curva

En los últimos tres años, HTC se ha hecho de una reputación por gran diseño y excelente calidad en el cuerpo.

Este acercamiento ha tenido éxito al grado de que hasta Apple, una compañía más obsesionada por el diseño que una casa llena de artistas escandinavos discutiendo por una lámpara, hizo un teléfono con un look muy similar al One.

Mientras que el One M9 tiene un cuerpo con diseño nuevo, podrías ser perdonado por pensar que es básicamente lo mismo que el One M8. Sus tamaños son muy similares (el One M9 es un poco más grueso con 9.6mm), ambos hacen un uso casi excesivo de aluminio cool y duramente pulido. Y ambos se sienten sorprendentes.

El Samsung Galaxy S6 podrá estar más delgado y tener un diseño más popis con vidrio y metal, pero sospecho que muchos preferirán el One M9.

Su look si tiene algunas diferencias notables esta vez. HTC usó un acabado con dos tonos, para empezar. Los lados del One M9 tienen un acabado en bronce-oro, mientras que adelante y atrás son más plateados. Ponerse dorados siempre va a originar algunas cuestiones, pero el M9 lo logra sacar con facilidad. Aquí no hay oro barato.

A nuestros ojos el lente circular de la cámara en el M8 se ve un poco mejor que el cuadrado en el nuevo M9, pero esas son preferencias personales. Esencialmente, si te gustó el look del One y del One M8, te va a encantar el M9 de igual manera.

¡Santas funciones, Batman!

A diferencia de Samsung, HTC si escatimó en gastos y recursos - el One M9 tiene una ranura para memoria de microSD, el futuro Galaxy S6 no.

Ya tienes 32GB de almacenamiento interno, pero la ranura te permite expanderlo a 160GB para hacerlo enorme. El comprar un teléfono de 128GB te costará un poco más.

Las bocinas BoomSound también regresaron. Estos parlantes frontales con estéreo hicieron su debut con el One original un par de años atrás, y no han cambiado mucho desde entonces. Pero siguen siendo las mejores bocinas en un móvil que existen.

No es que sean muy estridentes, pero tienen un sonido más rico que la competencia. Las voces humanas ya no suenan como una pandilla de avispas atrapadas en una botella. Y también hubo actualizaciones para su software. El modo de sonido Dolby te permite meterle mano a la salida (de las bocinas o audífonos) para que oigas mejor tus películas o música.

El modo Película hace que el sonido crezca, el modo Música consigue un tono más natural. No es un cambio mayor pero se aprecia la ayuda.

Pantalla con estrella

HTC si escogió bien sus batallas este año, y en el departamento de pantallas escogió el sendero del objetor conscientizado en la guerra de resoluciones.

LG ha estado haciendo teléfonos con resolución QHD por un tiempo, pero HTC una vez más decidió quedarse con Full HD. Si eres un caza-funciones, el Samsung Galaxy S6 y el LG G4 tienen displays con más pixeles.

Pero la diferencia real está lejos de ser masiva, porque las 5" de su pantalla no justifican lo suficiente que haya tantos pixeles.

Después de todo, sigue teniendo una densidad de pixeles de 441ppi, años luz adelante de los 326ppi del iPhone 6. Los obsesivos con la pantalla podrán intensear con las cifras, pero no hay necesidad.

Y una vez que separes los números te darás cuenta de que el One M9 tiene una gran pantalla - una con colores naturales, excelentes ángulos de vista y contraste decente. Si gastas cerca de 50% del tiempo viendo Netflix o iPlayer en tu teléfono, considera una alternativa de 5.5" como el LG G3 o el Samsung Galaxy Note 4. Cargarás un teléfono más grande, pero los beneficios del streaming valdrán la pena cuando sacies tu adicción televisiva.

Y no asumas que es simplemente la misma pantalla que en el M8. El compararlas lado a lado probará que si son similares, pero el M9 viene ligeramente mejorado, particularmente si lo ves en exteriores.

Extraña Sense-ación

Hallar las diferencias ha sido una proeza, pero HTC he hecho más mejoras obvias al software del One M9.

El teléfono corre con Android 5.0 Lollipop, pero son las alteraciones hechas a la interfaz personalizable de HTC Sense que notarás más.

No es que les resulte extraño a los dueños de otros HTC. Tendrán una selección usual de pantallas de inicio además de la página de noticias BlinkFeed y un menú con apps para deslizar verticalmente (el resto de los Androids usan deslizamiento horizontal).

Se siente como lo mismo de siempre, pero este año podrás personalizar el look y sensación de Sense con temas. Anteriormente sólo las compañías chinas detrás de un Huawei o un ZTE le daban más importancia a los temas, pero HTC si los aplicó bastante bien.

Te deja alterar las fuentes e íconos del sistema, pero gran parte de la personalización también se trata de escoger un esquema de colores. Un puñado de los temas vienen preinstalados, pero el mejor truco es crear uno propio: sólo escoge una foto que actúe como fondo de pantalla de inicio y el HTC One M9 automáticamente verá qué color combina mejor con la imagen. Eso si es smart, ¿no?

Puedes suprimir la decisión del HTC si así lo prefieres, pero hay muchas limitantes en lo que puedes hacer. El HTC One M9 hace lo mejor que puede para mantener la elegancia: no hay otro teléfono equivalente con un esquema de 'aguacate-baño'.

Sense Home también está más alerta contextualmente; si es hora de comer, te mostrará reseñas de Yelp de restaurantes cercanos, y si pedaleas para trabajar, te notificará una hora antes del atardecer para cargar tus luces. Ese tipo de consideración hace que tener un One M9 sea un placer.

¿Qué hay debajo del cofre?

El rendimiento en general también es fantástico. Como es usual en un teléfono HTC de gama alta, el One M9 es extremadamente ágil - no hay trabas aquí. Claro que para este punto, todo teléfono debe estar sin contratiempos, y el procesador Qualcomm Snapdragon 810 si le da al One M9 un exceso de poder.

Esperen que llegue hasta 4200 puntos en la escala de Geekbench 3, que es 20-30% mejor que lo que tienen los teléfonos del año pasado. Claro, esto es un nuevo estándar - y se rumora que el Exynos del Samsung Galaxy S6 es aún más poderoso. Lo sabremos mejor cuando llegue la muestra de prueba a nuestras humildes oficinas.

En web también hay numerosos rumores de que el HTC One M9 se sobrecalienta, al grado de que algunos piensan que se derretirá en tus manos al momento de que hagas algo más exigente que mandar mails. El internet, claro, lo saca todo de contexto.

Si, se pone un poco caliente y el cuerpo de metal lo hace más obvio que en un teléfono de plástico. Pero esas historias de que te da quemaduras de tercer grado son habladurías.

Para ver si el chip Qualcomm 810 realiza algunos trucos para mantener el calor al margen, hicimos que el teléfono rindiera con el puntaje de Geekbench 3 una y otra vez por 20 ocasiones, sin darle un respiro al pequeñuelo.

¿Qué encontramos? Pues el HTC One M9 parece cambiar de velocidad después de 5-10 minutos para que no se tostee demasiado. Sin embargo, al llegar al 90% de su rendimiento pico, tendrías que buscarle para notarlo. En su peor forma, sigue siendo más poderoso que el HTC One M8 en su mejor día. Y en su mejor forma es incandescente - en una manera positiva.

Error aceptable

Como diría Arjona, el problema (del calentamiento) no es problema, pero hay un precio que pagar por todo ese rendimiento, y viene en la forma de la batería.

El HTC One M9 tiene una batería de 2,840mAh que te dará un día completo de uso con un cacho generoso para que aguante hasta mañana. Sin embargo, en nuestra prueba habitual de loop en video el teléfono sólo duró 9-9.5 horas. Con la misma prueba, un teléfono como el Sony Xperia Z3 duplica esa cantidad.

Decimos "sólo" 9.5 horas, pero no es un resultado tan terrible. Ni siquiera es malo. Y francamente, hasta que lleguemos al punto de teléfonos con duración de dos días, nos basta.

Hay bastantes herramientas para que exprimas hasta la última gota de potencia. El modo de Ahorro de Energía mantiene a la pantalla, CPU y conexión de datos al margen para que no gasten más batería de lo necesario. Y con un paso adelante, el modo de Ahorro Extremo cambia radicalmente el One M9 para aprovechar esas últimas horas en vez de que sean minutos. Esto simplifica la interfaz de usuario y limita las funciones.

Esto no es algo masivamente nuevo, y nos deja con las ganas de un superteléfono que dure dos días a toda máquina.

El amanecer de la UltraSelfie

Un área donde HTC ha invertido algunas de sus horas-hombre más laboriosas es en la cámara. En los últimos teléfonos One, HTC usó cámaras UltraPixel. Ésta es sólo una palabra de marketing para una cámara de 4MP con sensores más grandes de lo usual.

Los sensores de pixeles son los pequeñuelos que recogen la luz para realizar fotos en una cámara: pixeles más grandes igual a mejores fotos, pero menos pixeles igual a menos detalle en tus tomas. Bueno, esa es la versión simple.

En Stuff le hemos seguido de cerca la pista al concepto de UltraPixel - la manera en la que muchos usan sus cámaras teléfonicas quiere decir que les importa más el brillo que el detalle. Pero a medida que mejoran de calidad, más y más personas están confiando enteramente en sus teléfonos para tomar fotos, y ese detalle está creciendo en demanda y accesibilidad. Eso, más la obsesión con los números grandes, significa que HTC tuvo un cambio de planes.

La cámara UltraPixel de 4MP no ha sido vetada, pero la mudaron al frente donde se encarga de puras selfies. Y es muy buena, la condenada. Nadie realmente necesita fotos ultradetalladas de sí mismo (no con estas arrugas, al menos), y la sensibilidad de luz mejorada significa menos ruido y la flexibilidad de usar velocidades rápidas de tiraje en condiciones de luz baja. Eso también resulta menos selfies borrosas en el antro. Es una de las mejores cámaras frontales que existen, y no tiene nada de los detalles presumidos del HTC Desire Eye (que tiene una cámara para selfies de 13MP).

Subiéndole a los pixeles

La cámara frontal toma un acercamiento más tradicional. Tiene sensor de 20.7 megapixeles en la cámara trasera con un lente f/2.0, consiguiéndote bastante resolución pero sensores de tamaño promedio.

Con buena iluminación puedes tener montones de detalles del HTC One M9. Mucho en verdad, aunque como es usual solo toma fotos con resolución baja y 16:9 a menos que le metas mano a los ajustes.

El rango dinámico que viene en el sensor también impresiona. Éste te dice cuánto detalle puede capturar en áreas sombreadas antes de que todo se difumine en negros.

Como con teléfonos HTC anteriores, no es tan smart en lo que se refiere a medidas de exposición.

Esto es cuando una cámara juzga que tan 'brillante' debe ser una foto. Cuando tuvimos en nuestras manos el One M9, su juicio de exposición dejaba mucho que desear. Después de un par de actualizaciones (que han sido aplicadas antes de que compres el dispositivo), nos fue mucho mejor, aunque no es tan buena como en un iPhone 6 o un Galaxy Note 4.

El problema es que puede llegar muy lejos. Cuando das click en un objeto para enfocarlo, cualquier otra cámara (aparte de las que son muy malas) se ajustarán para que esa área, el objeto, esté claro y propiamente expuesto.

Sin embargo, con el HTC One M9 nunca se sabe si el cielo está sobreexpuesto o no. El cerebro dentro de la cámara es como un cachorro excitado - sólo necesita calmarse un poco. La cámara de selfies hace esto también, pero no importa tanto por ese lado: mientras las caras estén expuestas correctamente, estaremos felices. Y por lo general así es.

Puedes aprender sobre la marcha, y con un poco de sabiduría el HTC One M9 puede tomar fotos realmente geniales, especialmente si estás dispuesto a darles un ligero ajuste después.

La forma fácil de evitar el problema con la exposición es usar el modo HDR, pero este pedazo de software inteligente está un paso abajo de sus equivalentes en iPhone y Galaxy. Sólo es un tanto lento en relación al modo rápido estándar y la ventana de vista previa no da predicciones muy acertadas de cómo se verá la foto. Los resultados son generalmente mejores que lo que muestra la vista previa, así que no es un problema tan grave.

El rendimiento en luz baja está bien, pero nada más. Con una mejoría en la resolución, HTC ha removido todo movimiento sobrenatural. Las fotos son predeciblemente menos ruidosas y deberás tener más cuidado cómo sostienes el teléfono para no acabar con imágenes muy borrosas. Usa un tripié y lograrás resultados más estables.

No más gimmicks

Los fans del HTC One M8 también notarán que ya no hay doble cámara en el One M9. El último teléfono en la serie tenía dos sensores traseros para hacer mapeo en 3D.

En retrospectiva, se sentía como un gimmick. Para probar el punto, el One M9 hace los mismos trucos con puro software (como las otras compañías el año pasado). El modo Bokeh toma dos fotos por los lados extremos del autofocus del lente para separar el fondo de lo centra, para después aumentar lo borroso en el fondo y darle un efecto más artístico.

Lo curioso es que parece funcionar mejor aquí que cuando HTC puso hardware dedicado para hacer el trabajo. Sólo toma un buen objeto y obtendrás grandes resultados.

Pero no busques modos más lujosos. Sólo hay modos panorámicos, HDR, estilo photobooth y captura simultánea adelante y atrás.

HTC One M9 Veredicto

El HTC One M9 mantiene todo lo que nos gustó del HTC One M8. Su cuerpo metálico, bocinas de categoría y gran rendimiento marcan al One M9 como uno de los mejores teléfonos del año.

No es tan dinámico, y si quieres un teléfono con muchas curiosidades y extras tech sin sentido, no lo encontrarás aquí. Sin embargo, entre más uses el One M9,mas apreciarás su increíble ergonomía, estilo sin esfuerzo y nítida interfaz de usuario. Y nos estamos volviendo a enamorar de las bocinas BoomSound otra vez.

No desbancará a los mejores teléfonos del año pasado, pero el M9 sigue siendo el mejor en el mercado. Habiendo dicho eso, si estás buscando una actualización telefónica mejor espera a los demás competidores del año. El Samsung Galaxy S6 y el LG G4 estarán con nosotros pronto, y prometen darle una buena batalla a este titán metálico de gama alta.

Tech Specs 
Sistema operativo
Android 5.0 con Sense 7.0
Pantalla
5" LCD con resolución de 1920 x 1080
Procesador
Snapdragon 810 de ocho núcleos
RAM
3GB
Almacenamiento
32GB (con microSD expandible)
Cámaras
Trasera de 20MP con doble flash, frontal de 4MP UltraPixel
Conectividad
NFC, Wi-Fi, 3G/4G, Bluetooth 4.0, IR
Batería
2840mAh
Dimensiones
145 x 70 x 9.6mm
Peso
157gr
Stuff says... 

HTC One M9 reseña

Es más evolución que revolución, pero sigue resultando en el mejor teléfono actualmente - al menos por ahora
$11,999
Good Stuff 
Uno de los teléfonos más elegantes del mercado
Bastante potencia
Pantalla muy linda
La mejor cámara frontal disponible
La cámara trasera toma grandes fotos bajo circunstancias correctas
Interfaz agradable y personalizable
Bad Stuff 
Podría tener una mejor batería
Obtener buenas fotos toma un poco de esfuerzo
power
0
screen
0
build
0
apps
0
Camera
0
battery
0