Proyecto Ara de Google: ¿el último smartphone que jamás necesitarás?

¿Cansado de tener que actualizar tu teléfono cada algunos años? Te presentamos el camaleón modular que podría ser el único gadget que jamás necesitarás...

En el futuro, tu teléfono no será un sólo gadget.

Será una colección de cosas que puedes reunir y poner juntas en forma de teléfonos de diferentes tamaños, dependiendo cómo te sientas, lo que te pongas y los planes que tengas. Tendrá todos sus sensores expuestos, pero solo si tú decides agregarlos, y lo mejor de todo, será a prueba del futuro, porque agregar un nuevo procesador será tan simple como cambiar la tarjeta SIM.

Suena como un cuento de hadas, ¿cierto? Pues sucederá, muy pronto de hecho. El Proyecto Ara de Google tiene como objetivo marcar el comienzo de los smartphones modulares, con las ventas de la primera generación de teléfonos próxima en Puerto Rico este año.

Bienvenido a bordo, estaremos viajando hacia el nuevo mundo del Proyecto Ara para descubrir si se trata realmente del mejor smartphone, y el último que tendrás que comprar jamás.

Un teléfono que puedes romper

¿Cuántos gadgets has comprado? Que estés en este sitio ahora mismo, nos hace pensar que tu respuesta será: "Mucho más de uno...". Pero, ¿cuántos de ellos eventualmente dejaron de funcionar y los tuviste que tirar a la basura? Tristemente, sabemos que tu respuesta será: "La mayoría".

Por décadas hemos comprado cosas que no podemos reparar, con pantallas que se rompen y baterías que pierden eficiencia después de seis meses. Y cada vez que esto sucede, corremos a revisar nuestros seguros (con la compañía) o empezamos a buscar lugares dónde enviar nuestros gadgets para ser reparados (en donde serán almacenados en una montaña de VHS y muebles viejos). Tiene que haber una mejor manera de solucionar este problema. El año pasado, fueron exactamente este tipo de pensamientos los que empezaron a saltar en la mente del doctor holandés (y diseñador de producto) Dave Hakkens cuando una parte de su cámara se rompió. Esa parte era fácilmente reemplazable, sin embargo él no era ningún ingeniero y lo único que pudo hacer fue detectar el pedazo roto en el mecanismo del lente, y retirarlo. El único problema fue que no pudo reemplazarlo, porque las compañías de cámaras no venden esta pieza, únicamente cámaras.

"Eso es lo extraño de la electrónica", dijo Hakkens, "Si tu auto o tu bicicleta tienen una falla, la reparas". Pero con respecto a mi cámara, la compañía dijo que debería simplemente tirarla a la basura y comprar una nueva."

En lugar de hacerles caso, Hakkens comenzó a pensar en la posibilidad de hacer gadgets que puedan ser reparados y mejorados, en vez de reemplazados. Rápidamente se dio cuenta que su ubicuo teléfono era la mejor manera de comenzar, y comenzó a diseñar un celular con componentes removibles que pudieran ser intercambiados cuando se rompieran o se volvieran obsoletos.

Pero mientras Hakkens tiene un don para las buenas ideas, no es un ingeniero eléctrico. "Tenía una idea para un teléfono, pero no podía construirlo". Dijo. "Así que pense, ¿cómo sería la mejor manera de hacerlo?"

La respuesta era hacer lo que ninguna compañía grande en sus cinco sentidos haría: Hakkens hizo un video explicando su idea y la puso en internet.

La respuesta al teléfono concepto de Hakkens, a los que él llamó Phonebloks fue enorme y bien aceptada. En pocos días había alcanzado casi un millón de partidarios en Thunderclap, una plataforma que permite compartir opiniones, también tuvo un alcance de 380 millones de personas en las redes sociales, sin mencionar la televisión, periódicos y revistas.

Entre las muchas respuestas que recibió Hakkens, había una que convertiría su sueño en realidad.

"Me respondieron muchas compañías, y una de ellas fue Motorola. Dijeron que estaban trabajando en algo similar, pero que lo habían estado haciendo secretamente en su laboratorio."

1
2