Camping: Perfecciona tu técnica

¿Planeas escaparte al bosque al estilo Bear Grylls este verano? Bueno, aquí te dejamos esta guía

¿Te preocupan los mosquitos y tener problemas con tu casa de campaña? La aventurera y experta en aventuras Phoebe Smith nos dice cómo acampar felizmente este verano, y nos da trucos para dormir como un bebé bajo el cobijo de las estrellas en medio del bosque.

Primeros pasos

¿Salvaje o domesticado? Hay dos tipos maneras de acampar: quedarte en un sitio rodeado de campistas con todas las comodidades, o acampar en las afueras, en lo salvaje, lejos de la civilización. Ésta última es divertida, aunque tiene sus complicaciones y no todos los lugares son legales para acampar.

Casa de campaña celestial. Si eres de los que lleva su auto a acampar, no necesitarás buscar una casa de campaña ligera y costosa. Pero si eres de los que recorre distancias con la mochila y la casa de campaña a cuestas, tendrás que invertir en una que sea bastante ligera.

Apréndete la jerga. Las casas de campaña se conforman por dos capas de tela, una interior y una exterior o sobrecubierta. Algunos prefieren las primeras, otros las segundas, pero para situaciones de lluvia o humedad nosotros te recomendamos la que tenga una capa exterior.

Prueba antes de comprar. Suena obvio, así que hazlo. Cuando entres a una tienda de casas de campaña, pregunta si puedes meterte en ellas para conocer sus dimensiones, si encuentras difícil introducirte en ella, imagina lo difícil que será cuando haya una tormenta y corrientes de aire a tu alrededor.

Evita la zona de baño. Si, establecerte cerca de una piedra para ir al baño puede parecer una buena idea cuando recién llegas al campamento (si te dan ganas de ir en la noche no querrás alejarte de tu casa de campaña), sin embargo, escucha cuando te decimos que mientras más lejos, mejor.

■ Disfruta, no se trata de resistir. Si es tu primer campamento, no sientas pena en llevar barritas de cereal o latas con comida. No te preocupes si no te conviertes en un experto en supervivenvia en el bosque de la noche a la mañana, el objetivo principal es divertirse.

Siguientes pasos

Invierte en un colchón para acampar. Una de las cosas más importantes en tu equipaje debe ser algo que te ayude a tener buenas noches (o un lugar apropiado para sentarte). Olvídate del hule espuma e invierte en un colchón inflable, son ligeros y cálidos para esas noches donde el suelo es especialmente helado.

Todo está en la bolsa (de dormir). Las bolsas de dormir tipo Down son las mejores para mantenerte caliente, pero no funcionan bien cuando están mojadas; el sintético se vuelve muy pesado aunque funcionarán perfecto cuando están húmedas.

Lleva pocos lujos. Vale la pena cargar un poco más. Tabletas de chocolate caliente, vino o una almohada inflable, lo que sea que te haga sonreir, llévalo.

Cómo montar tu tienda

Locación, locación, locación. Elegir el punto perfecto es la clave para dormir bien por la noche. Acuéstate en el piso para comprobar que el suelo esté lo más parejo posible. Si hay una pendiente, asegúrate de mantener tu cabeza en la parte alta.

Refúgiate. Busca por protección natural por parte de los elementos, tales como rocas, huecos en el suelo o una pared. Coloca la puerta de tu tienda de espaldas al viento y las partes puntiagudas de la tienda al frente, para que rompan el aire. No te instales debajo de árboles.

Amor de vecinos. ¿Quién estará al lado de ti? Al menos con una tienda, podrás moverte si es que el vecino resulta todo un roncador profesional.

Trucos de supervivencia

Pégalo. La herramienta más útil que podrás llevar a un campamento, es definitivamente la cinta adhesiva. Arregla todo, desde fisuras en tus sábanas, hasta una correa de mochila rota.

Modifica tu kit. ¿Las clavijas de tu casa de campaña son muy débiles? Entonces reemplázalas por unas más fuertes. ¿Los palos de la casa de campaña no tienen colores para ayudarte a armarla más fácilmente? Entonces márcalos con plumón permanente y ponles etiquetas. Tú tienes el control.

Embotéllalo. Antes de irte a dormir, hierve un poco de agua para purificarla. Introdúcela en una botella y envuélvela con un paño. Ahora tienes una botella de agua caliente que se será una dosis refrescante por la mañana.

Las joyas ocultas: los mejores lugares para acampar

Parque Nacional El Chico. Esta área natural protegida está rodeada de un valle boscoso desde donde podrás disfrutar de impresionantes vistas y deleitarse con sus formaciones geológicas. Lo mejor de todo es que si no quieres desconectarte del todo, este parque protegido tiene facilidades para hacer más cómoda tu estancia.

Laguna de Ochocachi. Ubicada en Chihuahua, este lugar ofrece una vista inigualable durante el atardecer con la Sierra Tarahumara a sus espaldas. Además de acampar, también puedes nadar y practicar la pesca deportiva, además de que el pueblo de Guacochi se encuentra a sólo 5 kilómetros. Aunque su apariencia es apacible, los campistas deben considerar que llegar aquí tiene su dificultad debido a las barrancas de la región.

■ Nevado de Toluca. Este volcán es una maravilla de la naturaleza que vale la pena conocer a fondo acampando. Deberás pagar 100 pesos por cada tienda de acampar, e ir bien tapado por aquello de las bajas temperaturas, ya que se trata de una de las montañas más altas de México, con una altura promedio de 4,559 metros sobre el nivel del mar y el frío pega duro durante la noche.

Foto: mxclimb.files.wordpress.com