10 razones (respaldadas por la ciencia) para adoptar un perro

Los perros nos hacen felices y también más saludables

Todos hemos tenido malos días en el trabajo, una cita a ciegas que resultó un fracaso o una gran pelea que nos hace desear salir corriendo. Llegar a casa después de todo el estrés que tiene el mundo moderno para nosotros debería de ser la cura, y así lo es, si es que hay un perro que te espera impacientemente en tu hogar para darte todo su cariño y agradecimiento.

Pero no se trata de una cuestión emocional únicamente, recientemente, estudios científicos respaldan la idea de que un perro además de hacerte feliz, puede resultar benéfico para tu salud. Si ya tienes un perro, sabes de lo que hablamos, sino, date a la tarea de leer este artículo y descubrir que adoptar un perro puede ser la mejor inversión que puedes hacer este año para ser una persona más saludable (y feliz).

Fotos: revistadominical, wall321, wallpaperportal, otandptpups, wallpaperstock, top1walls

 

1. Huelen el cáncer

Los perros tienen un sentido del olfato un millón de veces más potente que el de los humanos, por ello no es sorpresa que sean utilizados para rastrear material explosivo, narcóticos y que puedan descubrir lo qué ocurre dentro de nuestro cuerpo. Estudios recientes han encontrado que un perro puede ser entrenado para distinguir las diferencias en la respiración de individuos sanos y de pacientes con cáncer de mama y de pulmón.

Otro estudio encontró que los perros podrían ser entrenados para detectar los biomarcadores en la orina de los pacientes con cáncer de próstata, y que también pueden ser entrenados para identificar cuando sus amos tienen una convulsión. Incluso son capaces de detectar alergias graves a los cacahuates, y pueden advertir de una reacción potencial.

2. Son buenos terapeutas

La terapia con animales, o la terapia asistida por animales, también conocida como AAT por sus siglas en inglés, se ha relacionado con la reducción de la ansiedad, el dolor y la depresión en personas con una amplia gama de problemas de salud mental o física.

Muchas personas pueden beneficiarse de la terapia con animales, incluyendo a los pacientes sometidos a quimioterapia, los veteranos con trastorno de estrés post-traumático, y los pacientes de terapia física que trabajan en sus habilidades motoras. En la Universidad de Miami, los estudiantes pueden tomar ventaja de la terapia con animales que alivia los sentimientos de nostalgia y depresión, ya que los perros están de guardia durante los exámenes parciales y finales, cuando los sentimientos están en su punto más crítico.

3. Son buenos para el corazón

Sí, sabemos que tu perro tiene un lugar especial en tu corazón y que te pones cursi cuando hablas de él, simplemente porque es el mejor del mundo. Pero los investigadores de la American Heart Association encontró que tener un perro realmente podría reducir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares.

Acurrucarse con tu perro mientras ven series de televisión tiene beneficios saludables para el corazón.

4. Nos mantienen en movimiento

Tener un perro requiere que lo saques a pasear, que te levantes de la cama y salgas a caminar. Aunque puede ser una tarea titánica por la mañana, un estudio encontró que los dueños de perros tenían 34% más probabilidades de alcanzar los recomendados 150 minutos de ejercicio por semana que alguien que no tenía un perro.

Y aunque caminar pueda ser una actividad menospreciada por la gente joven ("¿caminar?, pues ni que tuviera 60 años") considera que es una actividad de bajo impacto para tus rodillas y de alto impacto para tu salud (si lo haces con regularidad).

Esto te interesa...

5. Disminuyen los niveles de estrés

Sí, sabemos que nuestras mascotas nos hacen más felices, pero estudios revelan que la interacción con los perros puede ayudar a reducir el estrés. Incluso algo tan simple como lanzarle una pelota para que la busque o acariciar a tu perro puede aumentar los niveles de la hormona oxitocina en el cerebro (que nos hace sentir bien) y reducir la producción de cortisol (una hormona inducida por el estrés).

1
2