Si tu cuerpo es víctima constante del tiempo, y pasas la mayor parte de tu día luchando contra las exigencias del reloj, completando jornadas laborales extenuantes, que al final lo único que te provocan es llegar a tu cama con ganas de dormir con suerte 5 horas, este libro es para ti.

La autora replantea la importancia del ocio, y de empezar a trabajar en tí, con una actitud no holgazana si no responsable, de lo que significa, trabajar contra el reloj y no a contra reloj, de empezar a cultivar y a reeivindicar su verdadera personalidad, esa que yace adormecida entre archivos interminables, frente a la computadora o en el sótano y que ha dejado en la silla de su escritorio 8 horas al día.

Este libro que es una crítica al trabajo forzado, es una mezcla de autobiografía, crónica, panfleto, y fragmentos diarios, y es de esta forma como Vivian Abenshushan, cristaliza y trata de formar un andamio para que emerga de un sistema de esclavitud, ese que el propio hombre se ha formado.

Disminuir la velocidad y abandonar el ritmo frenético al que nos impulsa ir el trabajo, es la idea de este libro, que enaltece al ocio y que lo muestra como un camino viable para romper el cordón umbilical de ir a contra tiempo.

300 son las páginas que acompañan a este libro, que cuesta $200 y que podrás leerlo, si no te encuentras en horario laboral.

El libro completo lo puedes encontrar aquí.