Si han seguido de cerca el género del rap y hip-hop, aunque sea de forma pasajera, quizás hayan escuchado hablar de Dr. Dre. Ya sea como co-fundador del influyente conjunto N.W.A. (del cual habrá una película a finales de año); como el que descubrió y produjo a Eminem, Snoop Dogg, Xzibit y Kendrick Lamar, entre otros; como artista en solitario con dos discos de estudio que son referente obligado en cuanto a producción y contenido: The Chronic (1992) y 2001 (1999); como el amo y señor de Beats Electronics o como una parte fundamental en el equipo creativo de Apple Music. Básicamente, no habría música urbana sin él. Ya sea como el resucitar viejas glorias, un despido a la forma antigua de hacer material o un "quítate, que ahí te voy" a todos los artistas emergentes, Compton funciona de todas esas maneras y más allá.

Realizado después de un flashazo de inspiración al trabajar en la ya mencionada biopic de N.W.A., llamada Straight Outta Compton (nombre tomado de aquel legendario disco), Compton - A Soundtrack es una suerte de réquiem a lo que se ha convertido su cuna y barrio, donde robó, se metió en problemas con la ley, fue ninguneado y empezó a crear los beats y flow más creativos y resonantes de la escena en ese entonces, mismos que influyeron a toda una generación. Aquí, Dre imparte cátedra de estilo, ideas y rimas como si no hubiera otro artista contemporáneo innovando o haciendo ruído entre las masas. Su toque frente al micrófono y detrás de las consolas sigue siendo firme, directo y lleno de creatividad ("All In A Day's Work", "Deep Water"). Sus versos exhiben la misma seguridad y franqueza que hace más de 10 años ("Genocide", "Issues") y sus colaboradores, más que compartir o competir por la atención, quedan como contribuyentes que manifiestan admiración ante su mentor y colega (Lamar, Snoop, el ex-Slim Shady y Ice Cube, entre otros).

Más que ser un disco de respeto por lo que representó alguna vez esa ciudad californiana donde floreció el género, es respeto por una figura cumbre en su historia. Sin caer en lo narcisista o indulgente, Dre simplemente hace lo que siempre hace y en lo que es bueno, y en el camino demuestra por qué es quien ha llegado a ser. Él es Compton, el disco y Compton, Los Ángeles - simple y sencillo.