#DatoStuff: probablemente hay más bandas de monitoreo saludable que tipos de pan, pero el que probamos en el Wearable Tech Show es un poco distinto.

A primera vista, podrías propiciarte a confundir la Atlas Wristband por un smartwatch, que no nos sorprendería, dado que no es uno.

En vez de eso, tiene su mira hacia los fanáticos del ejercicio, y se destaca de la multitud al prometer medidas acertadas de ejercicios involucrando peso corporal y libre. Sin notificaciones, sin llamadas, sin patrañas.

¿Por qué es diferente?

Otros monitores de ejercicio que hemos probado no distinguen la diferencia entre pesas de 100kg o un set de sentadillas, pero la Atlas promete hacerlo con facilidad, gracias a sus entrañas inteligentes.

Mientras que la Atlas usa sensores existentes para monitorear pasos y movimiento como sus rivales, su algoritmo del software la distingue al grabar "huellas digitales" únicas para distintos tipos de ejercicio, precisamente mapeando movimientos en 3D de tu brazo.

¿Funciona?

Nos pusimos la Atlas, hicimos 10 sentadillas y eso fue exactamente lo que midió. No hubo habladurías al querer decirle qué ejercicio íbamos a hacer - es lo suficientemente smart para detectar qué haces automáticamente.

Una app complementaria te deja monitorear todo desde grupos musculares hasta calorías quemadas y progreso del peso en el tiempo que la uses, permitiéndote estar al tanto de tus rutinas y asegurándose de que no te canses.

No había barras o pesas a la mano, entonces nos tendremos que reservar nuestro juicio completo para nuestra reseña final para realmente probar qué tan inteligente es el software de autodetección.

El usar el dispositivo mismo no es tan suave como debería ser - el botón de navegación es bastante tieso, haciéndolo algo retador para cambiar entre tiempo y modo de ejercicio, pero el CEO, Peter Li, nos dice que la versión para consumidor llegará con una touchscreen, que deberá hacer todo más conveniente.

Sólido y funcional

La Atlas probablemente no reemplazará los relojes de muchos, pero ese no es el chiste. Nos la pondremos cuando vayamos al gym o si vamos a correr un rato, y luego la cambiamos por un reloj (o un smartwatch) para uso general.

Aparentemente durará lo suficiente para grabar una hora de ejercicios al día, para siete días con una sola carga, y su puerto microUSB sin compuerta significa que no habrá cargador propietario para tomarse la molestia.

A pesar del puerto desnudo para microUSB, la Atlas sigue siendo a prueba de agua hasta 50m y si, también monitorea tu ritmo cardiaco. La unidad misma guarda cosas con un click satisfactorio, gracias a un imán integrado, y la correa de hule con acabado matte es cómoda y ligera.

Precio y lanzamiento

La Atlas Wristband alcanzó fondos de hasta 631,628USD (503% más que la meta original) en Indiegogo el pasado marzo, y llegará a tiendas en abril, con un precio de 165 libras ($3,860).

Dense una vuelta para leer nuestra reseña completa, donde hablaremos de ella paso a paso.