Ésta es la MacBook que estábamos esperando. Apple ha estando tratando de engañarnos con modelos alterados de la MacBook Pro y MacBook Air que se sienten y se ven como antes, pero esto es algo nuevo y distinto.

No es "Air", ni "Pro". Si hubiera una señal más clara de cómo ve Apple el futuro de sus laptops, no sabríamos cuál sería.

¿Es éste el refrito de $20,000 y cacho que temíamos? Por suerte, no. La MacBook de 12" no es ni tantito más poderosa que una MacBook Pro del mismo precio, pero no hay necesidad de serlo.

En vez de ello, es el resultado de seguir una sola meta: hacer la laptop ultra portátil más deseable del mundo. Y tomando eso en cuenta, es difícil describir la nueva MacBook como otra cosa que no sea un éxito rotundo.

 

Desglosando el diseño

Sería muy fácil el desdeñar a la MacBook como una versión más delgada de la MacBook Air, pero la cosa es muy diferente.

Sí, es radicalmente delgada y tan ligera que te olvidarás de haberla puesto en tu mochila, pero también combina los mejores elementos de las Airs de 11" y 13" al ser aún más portátil que el modelo de 13", pero no tan atrabancada como la de 11".

Su tamaño es muy similar a la de 11", pero el espacio extra en pantalla la hace ver como una laptop más definida. Gastamos horas probándola en transportes, cafés y nuestra oficina, con la MacBook de 12" en las rodillas, y a pesar de que su tamaño menor es más notorio que en otras laptops, se siente muy bien.

Ese pedazo extra de espacio para la pantalla sí hace la diferencia. Con un peso pluma de 920gr, no le pesará a tus piernas o castigará tus hombros si la traes a cuestas. Es una maravilla de la ingeniería.

A toda máquina

Lo que te dice a primera instancia que se trata de una laptop de próxima generación es su diseño. Apple no le ha removido gran parte de su ADN Apple-esco, pero el espacio excesivo alrededor de la pantalla y el teclado ha sido recortado. Es más ágil que Brad Pitt en El Club de la Pelea: si la MacBook tuviera una barriga, estaría tronadísima y bien marcada.

Cuando reseñamos la MacBook Air más reciente nos quejamos de que se veía un poco vieja. Pero con la nueva MacBook, Apple ha vuelto a crear una laptop que pueden presumir orgullosamente al público. Y esta vez, hay opciones de colores.

Hasta ahora, todas las MacBooks de Apple han venido en plata de dos tonos y negro, sacándole el mayor provecho al aluminio en su cuerpo. Con la MacBook, ahora puedes tener versiones doradas y en Space Grey, como un iPhone. Usamos la más discreta de la gama: la dorada.

Está muy linda de su cara, pero la ligera diferencia entre el color del trackpad y el color del borde en el teclado podría ser más sutil en la versión gris o la plateada. O tal vez es nuestra propia aversión al oro.

¿Problemas en la conexión?

Si quieres una laptop para moverte en todas partes con ella, no hay mejor diseño que en ésta. Pero es cuando te sientas con la MacBook por un intervalo más prolongado que viene la prueba real. Esta cosa sólo tiene un puerto, y es uno que no admite conexiones de productors que tengas.

El pequeño enchufe en la parte lateral de la MacBook es una variante de la entrada USB-C. Es un poco como el enchufe de microUSB en teléfonos que no son iPhone, pero no te da lata cuando metes el cable de cualquiera de los lados.

También se usa para cargar la laptop. Así que no sólo necesitas un adaptador raro para conectarle algo tan inocuo como un mouse, pero no lo puedes hacer si está cargando. E irrita de igual manera que no haya ranura para tarjetas de memoria.

¿Frustrante? A veces sí.

Llegó un punto en mi tiempo con la MacBook en el que necesitaba desesperadamente descargar unas fotos de una cámara. Mi única opción fue el evitar la laptop y usar el Wi-Fi de mi cámara para transferir las fotos a un Galaxy Note 4 antes de mandármelas por correo directamente con el teléfono. Y nadie quiere usar el Wi-Fi de la cámara si no es necesario.

Si eres un fotógrafo interesado, te serviría mejor una MacBook Pro. Tiene ranura para tarjeta SD y dos puertos USB, quitando esas molestias por la falta de conectividad.

O puedes comprar un adaptador. Uno que convierta de USB-C a USB te saldrá en $400. Si quieres algo más serio que eso, un Adaptador Multipuerto AV para USB-C te saldrá como en $1,500 y combina USB estándar, HDMI y otro USB-C para que te mantengas conectado. Compra uno de esos, déjalo en casa o en tu escritorio de oficina y tu laptop ultra portátil puede seguir siendo una estación de trabajo aún estando sedentario.

Sí, ocasionalmente el tener un solo puerto puede ser frustrante, pero no es la abominación que algunos sitios de internet dicen que es.

Retina para llevar

Los aspectos retadores de la MacBook son opacados por los que nos dieron gusto. Al tope de la lista está la pantalla. Éste es el tipo de display hermoso que hemos esperado de la MacBook Air por años.

Al igual que las pantallas de las MacBook Pros con Retina, es increíblemente bella. Como es típico, es una pantalla LCD tipo IRS con ángulos de visión fantásticos. Hay un poco de pérdida en brillo en ángulos extremos, pero la imagen no se distorsiona como en los displays de las MacBook Airs.

Los colores son robustos pero naturales, y como en otras MacBooks puedes alterar el perfil de la pantalla en el menú de Ajustes. Tal cual como se ve la pantalla se ve más moderna que en otras MacBooks. Puede parecer un detalle menor, pero lo que acapara el espacio de pantalla hacen que las Airs y las Pros se vean amontonadas en comparación.

El brillo al tope se ve un poco menor que en la MacBook Pro de 13", pero hay suficiente potencia en la iluminación para que la uses en exteriores. Como con otras MacBooks con Retina, la pantalla es muy brillosa y tendrás que lidiar con algunos reflejos si la quieres usar con luz de sol.

La resolución de 2304 x 1440 pixeles también le sienta bien a sus doce pulgadas. Sí, es un poco menor que la que tiene el Samsung Galaxy S6, pero eso sólo demuestra qué tan locos están los teléfonos hoy en día. Ésta es súper nítida, y es un deleite usarla para buscar, teclear o devorar películas y shows de TV.

 

El don del sonido y la visión

La pantalla es un encanto, y Apple también hizo un tremendo trabajo con las bocinas.

Pusimos la MacBook junto a nuestra confiable MacBook Pro una vez más para una prueba de audio, y a pesar de ser tan delgada como un fideo chino, la nueva laptop suena aún mejor y más potente que el modelo antiguo. El esparcimiento de sonido es más amplio, dándote una sensación de estéreo que se extiende significativamente más allá de las dimensiones físicas de la laptop cuando te sientas enfrente de ella. Es ingeniería sorprendente.

Pero vamos de vuelta a la parte de las observaciones.

Está el teclado: no es para nada malo, pero la búsqueda por la súper delgadez ha resultado en un manejo increíblemente hueco en las teclas. Es tan hueco que nos podemos imaginar a que Apple un día se deshizo de las teclas y se enfocó más en los asuntos táctiles del Apple Watch. Aquí lo leyeron primero, amigos.

Te acostumbras a su oquedad y su tecleo es rápido y certero. Pero el cambiar a un teclado de la vieja usanza después de varios días de usar el nuevo se siente lujosamente responsivo. Es una cuestión de mecánica vs. espacio muerto si comparamos teclados.

El tener menos teclas redondeadas también hace que los botones minúsculos de flechas sean más difíciles de usar.

Por otro lado, el nuevo mecanismo de mariposa significa que las teclas no tiemblan tanto como en otras MacBooks. Esto hace que se sientan más consistentes.

Los pros y contras son para el teclado, pero en un balance sigo prefiriendo el estilo antiguo al que tenemos aquí, lo cual es una pena.

¿Qué onda con Intel Core?

Nuestro siguiente punto en la lista de puntos difíciles de la pequeña MacBook es el procesador. Usa un CPU Intel Core M con una potencia no tan impresionante de 1.1GHz. Éste es uno de los nuevos y elegantes chips de 14nm de Intel. Es increíblemente pequeño y muy eficiente, permitiendo un espacio en las entrañas de 90% para la batería. Ni siquiera tiene ventilador.

¿Es una debilucha? Pues sí y no. Compáralo con el Intel Core i5 que hay en una MacBook Air y no brillará. En Geekbench 3 obtendrás 80% mejores resultados de una MacBook Pro, y no son una mejora sustancial. Digamos que está a la par del procesador de una MacBook Air de 2011.

Pero sus otros aspectos nos dicen que no notarás esto la mayor parte del tiempo. En primera, todos los modelos de MacBook vendrán con 8GB de RAM. Es esto, hablando de potencia en procesamiento, lo que determina si tu rendimiento día a día será un martirio o no. Y aquí no lo es.

Similarmente, el SSD no produce resultados remotamente cerca a los de una MacBook Pro de 2015 que reseñamos recientemente. Pero con velocidades de lectura y escritura arriba de 450MB/s, no hay razón para quejarse. Es rápido, y después de trabajar con ella por una semana noté que no hay diferencias en el rendimiento diario entre esto y un Intel Core i5 de la MacBook Pro.

No hemos hecho edición hardcore de video o procesamiento de 7000 archivos RAW de cámara a la vez, pero si eres un creativo profesional (o un Spielberg de recámara) probablemente ya sabes que la MacBook no es la máquina para ti.

El desempeño de las gráficas no se traba de la misma manera. Usa un GPU Intel HD 5300, y aunque no haga de la MacBook una PC para gaming, es un poco más activa de lo que esperábamos. Por ejemplo, su GPU es más poderoso que el de la Surface Pro 3 y puede manejar muchos juegos simples o más antiguos.

Los títulos casuales corren bien, y hasta jugamos Dragon Age II y Euro Truck Simulator 2 (no nos juzguen) con ella. ¿Era un sueño jugarlos con todos los ajustes puestos? Claro que no. Por alguna razón ETS2 no corría arriba de una resolución de 1280 x 800 y necesitas bajarle a los ajustes de gráficas en estos juegos para que se vean a 25-30fps. Pero de que se puede, se puede.

Dragon Age 2 es jugable con ajustes bajos aún con la resolución nativa de la MacBook, y puedes subirle al detalle si le bajas la resolución un poco. Claro, súbele a los aspectos que hagan bonitos a los juegos - V-sync y anti-alias, etc - y todo se alenta como un render en Premiere Pro. Es el tipo de gaming irregular que encontramos en otras MacBooks, pero todo correrá bien.

Y luego, claro, está la batería, la clave del amor incondicional al dispositivo de tus tareas diarias, motivo por el cual mucha gente tiene en tanta estima a la MacBook Air. Desafortunadamente, la MacBook no llega a las increíbles 12 horas de la Air, pero su duración de batería de nueve horas será más que suficiente para muchos y sus días laborales. Y si la pérdida ligera del aguante es el precio que hay que pagar para tener una pantalla Retina en una laptop súper portátil, estamos contentos con eso.

¡Pícale!

Los juegos y el uso de apps se siente colosal para una laptop de este vuelo. Todo se debe al trackpad.

La cosa es enorme y tiene más amplitud que en modelos previos, y usa un nuevo mecanismo de clicks. Las MacBooks anteriores usaban una mezcla de bisagra física y respuesta de click con software, pero la nueva MacBook es puramente táctil. El pad mismo no parece moverse, con excepción de una que otra vibración.

Al principio, el hacer click se siente un poco flojo, pero lo puedes personalizar en Ajustes para que se sienta como en otras MacBooks. ¿Por qué se siente así? Tal vez Apple quiere que le entremos a su onda más hueca, o tal vez sólo quiere enfatizar la sensación del click secundario más "duro" que tienes que hacer.

El trackpad de la MacBook es sensible a la presión y hay un segundo click con mayor profundidad si oprimes más duro. Es extrañamente satisfactorio. Lo que hace es sacar funciones secundarias a la pantalla, como los adelantos de links en Safari, ver álbumes con formato pequeño en iPhoto y mucho más. Todavía no nos acostumbramos, pero ya se siente como un paso evolucionario en el diseño de los touchpads.

Apple MacBook Veredicto

Con pedazos extra por aquí y cortes y despuntes por allá, Apple ha creado una visión de lo que debería ser una laptop del futuro. Los elementos son un poco desconcertantes, al menos a primera instancia, pero hay muchos detalles que se ganaron nuestro cariño.

En resumen, ¿es la nueva MacBook un éxito, un fail o algo a la mitad? Para mí, fue un éxito definitivo, a pesar de los sacrificios que hubo para que Apple alcanzara su singular visión.

Me hubiera gustado más capacidad de viaje en el teclado. Con un puerto más de USB o tarjeta SD hubiera sido genial. Incluso hasta para tarjetas microSD. Pero, al reflexionar, creemos que podemos vivir sin estas cosas y mejor maravillarnos con la hermosa pantalla y el bello chasis, su forma increíble, su livianísimo peso y, sobre todo, ese fabuloso touchpad táctil.

El kilometraje puede y va a variar. Si usas regularmente un monitor externo y conectas todo tipo de periferias USB, o transfieres constantemente fotos editadas, a lo mejor y no es la laptop para ti. Pero está bien.

Pero quizás la quieres de verdad, aún con todo lo mencionado. ¿Quién te culpa? Realmente es adorable. Y siempre puedes comprar un adaptador o dos para aumentar su productividad.

No te confundas - ésta es la laptop que quieres por deseo en vez de necesidad. Mientras tu cabeza te dice "Pro" o "Air", tu corazón se irá por la nueva MacBook. Y a veces no tiene nada de malo seguir tu corazón.

Tech Specs 
Sistema Operativo
Mac OS X
Pantalla
12" IPS LCD con resolución de 2304 x 1440
CPU
Intel Core M 1.1GHz
GPU
Intel HD 5300
RAM
8GB
Almacenamiento
256GB o 512GB SSD
Unidad óptica
Ninguna
Conectividad
Wi-Fi 802.11ac, USB-C, 3.5mm
Dimensiones
280 x 196 x 13mm
Peso
0.92kg
Stuff says... 

Apple MacBook 2015 reseña

El resultado de una singluar visión para las laptops del futuro - y un producto deseable y amoroso a pesar de algunos sacrificios
$24,500
Good Stuff 
Gran rendimiento diario
Pantalla asombrosa
Portabilidad sorprendente
Bocinas potentes
Touchpad amable y ergonómico
Bad Stuff 
La falta de puertos puede ser muy frustrante
Teclado muy hueco
No es la máquina superpoderosa que esperábamos
screen
0
build
0
battery
0
power
0