Este año llegó el turno de Treyarch para impresionarnos con un nuevo Call of Duty.

Eso significa que Black Ops, la subserie enfocada en conspiraciones gubernamentales vuelve , y que por supuesto, el modo de Zombies se llevará parte de los reflectores.

Esto ya no es el Club de Toby

La campaña definitivamente es el primer cambio que salta. Ya que, por primera vez en la franquicia, podrás elegir y personalizar a tu héroe, incluyendo su género. En su contra, esto se siente muy apresurado, ya que hay pocas opciones estéticas para elegir y la historia permanece exactamente igual sin importar si te sometiste a un cambio de sexo.

Eso sí, en esta ocasión los personajes secundarios femeninos toman una mayor relevancia.

Y, también por primera vez, podrás jugar la campaña hasta con tres jugadores más. Lamentablemente, esto fue lo menos pensado de todo. Ya que a los demás personajes no les llegó el memo de que en realidad son cuatro héroes, y siempre te hablarán como si solo fueras uno.

Y además, en formato Split screen hay decisiones cuestionables, como el hecho de que la pantalla se divide incluso cuando sólo se va a duplicar las escenas, como sucede en los cinemas in-game.

Lo inesperado en los engranes de Call of Duty

En cuanto a la historia, esta vez se siente mucho más personal, pues en casi todos los Call of Duty somos una pieza más en un enorme tablero del conflicto mundial, sin embargo Black Ops III nos coloca en la búsqueda de un escuadrón con el cual te involucraste sentimentalmente.

Nos encontramos en un futuro no tan cercano, donde los soldados se modifican corporalmente y cuentan con transmisores cerebrales que les permiten comunicarse mejor, pero también tiene apabullantes desventajas que se usan como gancho principal en la campaña que dura más de siete horas.

Al inicio, podría parecer que Black Ops III se va a la segura en cuanto a la narrativa y los niveles, no obstante, a partir de la segunda mitad Treyarch toma caminos que el resto de los estudios no se habían atrevido a tomar. Evitando spoilers, esta es simplemente la vez que más giros de tuerca ha tenido una historia de Call of Duty.

Desafortunadamente, ya no hay tantos momentos de acción emocionante, como lo fue la persecución arriba de autos del año pasado con Advanced Warfare. Y, comparándolo otra vez con este título, Black Ops III empeoró bastante gráficamente.

El año pasado mi principal queja con Advanced Warfare es que no podías elegir las habilidades que llevabas a cada nivel, pues eran pre-seleccionadas. Esto ya no es un problema aquí: podrás elegir tus armas, las habilidades y hasta modificarte la cara o el género otra vez. Todo esto es posible gracias a una base de operaciones a las que accederás automáticamente tras cada misión.

Más contenido por tu dinero

Al terminar la historia principal, es cuando Black Ops III realmente brilla, pues cuenta con bastantes modos. Uno de ellos es Nightmare, el cual te deja rejugar escenas de la campaña con enemigos zombi y con una voz en off que cuenta la historia de la epidemia y el contagio. Siendo sinceros, la voz y los zombis no son suficientes para olvidarte que aquí en realidad hay demasiado contenido reciclado.

Afortunadamente, el modo Zombie es más ambicioso. Situado en 1930, tu misión, como siempre, es sobrevivir olas de zombis usando puntos para desbloquear mejores armas o abrirte paso por sus escenarios. Este año se ha complicado la tarea, pues tú y tus compañeros deberán comunicarse y trabajar en equipo para no ser rodeados por los hambrientos zombis que se harán cada vez más difíciles. Si todo falla, siempre es posible convertirte en Bestia brevemente para eliminar las hordas más retadoras.

Otra modalidad destacada es Freerun, donde podrás poner a prueba tus habilidades para correr en las paredes mientras disparas, te deslizas por el suelo y nadas rápidamente. Todas estas habilidades serán bastante necesarias a la hora de ingresar al multijugador competitivo, el cual se basa bastante en agilidad y saltos precisos.

Pero a decir verdad, el cambio más fuerte en el adictivo multijugador en línea es que está basado en clases. Existen nueve especialistas con diseño y habilidades predefinidas. Cada uno se siente igual e incluso pueden llevar las mismas armas, por lo que la decisión de elegir entre uno u otro sólo está en las habilidades especiales que poseen.

Este cambio, que se ve inspirado en MOBAs como League of Legends, le da un poco personalidad al multijugador, algo que definitivamente carecía.

Tech Specs 
Graphics...............7
Design..................7
Depth................. 8
Addictiveness......9
Stuff says... 

Call of Duty: Black Ops III reseña

Un buen juego, para llenar los días de ocio navideño
$1,100
Good Stuff 
Un montón de modos y contenido
Giros de tuerca en la campaña
Modo zombie basado en habilidad
Mucha personalización
Bad Stuff 
Todo lo nuevo se siente poco pulido
El año pasado fue gráficamente superior
Aun con los giros, la campaña no termina de convencer.

Liked that? Read this...