Como Hulk, el 3Doodler entró al laboratorio siendo una pluma ordinaria, pero emergió tres veces más grande y tres veces más increíble, como una herramienta del futuro, lanzando tinta en 3D por la boca.

Bueno, Hulk realmente no lanzaba nada por la boca (al menos no en los cómics oficiales que todos hemos leído). Este es nuestro proyecto favorito de Kickstarter del 2013, y aún podemos decir que sigue siendo uno de los mejores hasta la fecha. 

¿Qué es un 3Doodler?

Esencialmente, es una impresora 3D miniatura, la cual es alimentada con plástico para después expulsarlo a 200ºC (más o menos) en el aire o superficies. El plástico se enfría casi de inmediato (tienes que esperar un segundo o dos para doblarlo a tu voluntad) lo que te permitirá dibujar estructuras en tercera dimensión.

Ver el 3Doodler en funcionamiento te deja con la boca abierta, ya que es como ver trabajar una pluma mágica derritiendo plástico en el aire y creando todo tipo de figuras. Y hablando de derretir, solamente nos quemamos una vez, tal vez dos. Sin embargo, las esculturas son impresionantes y son fácilmente creadas presionando un botón. A pesar de que podría parecer un juguete que un niño disfrutaría, no lo recomendamos para los infantes.

Después de garabatear un minuto, tendrás una obra (no te aseguramos que sea de arte, pero obra será). Puedes entrecerrar los ojos y decidir si tu creación es un camello o un perro, y también puedes volver a tu proyecto después de un par de días para continuar con él (y finalmente decidir que es un ostentoso anillo que le regalarás a tu novia). Con todo esto, el 3Doodler trabaja más rápido que una impresora regular de 3D.

Diseño y fabricación

Tosco pero cómodo en la mano ya que no es demasiado pesado, incluso puedes hacer garabatos intrincados con sus dos botones (el de arriba para hacerlo rápido y el de abajo para hacerlo lento) sin sentir que te vence la muñeca por el peso. Es un dispositivo intuitivo de usar que te permite seleccionar el plástico de tu elección con un control deslizante.

El ventilador es bastante ruidoso, así que no te recomendamos utilizarlo en tu oficina para un boceto rápido, además, hacer garabatos en el aire con ella puede ser cansado, y no creemos que las sesiones de creatividad duren más de media hora, a lo máximo una hora de duración. Se necesita energía eléctrica para hacerla funcionar, y desearíamos que el cable fuera más largo.

Garabatos

Los garabatos son a la vez sorprendentemente resistentes y como era de esperarse, impresionantes. Es perfecto para crear estatuillas, joyas, adornos, la personalización de los estuches de tu celular (o controles de GameCube) y para crear modelos básicos de arquitectura. El plástico ABS se flexiona y dobla en vez de romperse, aunque las zonas delgadas pueden ser frágiles, así que es mejor evitarlas por completo.

Una mezcla de técnicas es lo mejor. Eso incluye hacer garabatos en un pedazo de papel (con o sin plantillas) luego despegarlas del papel y comenzar con la construcción de piezas en capas desde la superficie hacia arriba como si se tratara de una impresora 3D. No vas a garabatear a mano alzada una Torre Eiffel, por muy talentoso que te creas, confía en nosotros: necesitas una plantilla.

Nuestra caligrafía en 3D mejoró rápidamente después de una hora, y luego continuó a buen ritmo durante toda la semana, pero los primeros cinco minutos también son divertidos. Cualquier persona con una mano firme se llevará bien con el 3Doodler, solo es cosa de imaginar cómo lo haría un dentista. Y la práctica hace al maestro, busca ejemplos de inspiración en Twitter, Instagram, Facebook y Pinterest.

Consejo para profesionales: decide lo que vas a dibujar primero o te atacará el miedo escénico en medio de un espiral de plástico en el aire. Aunque si eres bueno dibujando círculos, tal vez puedas construirte un resorte de juguete con los colores de tu elección.

¿Qué más se puede meter en un 3Doodler?

Al lado de una impresora ordinaria de aproximadamente 20 mil pesos, que puede crear guitarras y armas en un día, el 3Doodler puede parecer trivial en sus habilidades. Sin embargo, los planes para ampliar sus capacidades ya están en marcha. Pronto estarán a la venta accesorios y diferentes tamaños de puntas, mismas que WobbleWorks calcula ascenderá al equivalente de los tamaños de un pincel (o sea, bastante variedad para ser más exactos) además de que ya se pueden montar en un brazo robótico o en el Lego Mindstorm CNC para un mejor rendimiento.

Y eso no es todo. WobbleWorks está presentando solicitudes de posibles patrocinadores del 3Doodler para que se realicen pruebas con materiales diferentes. Caramelo, chocolate y azúcar podrían ser algunos de estos materiales, y es gracioso, ya que la experiencia sería como la de decorar un pastel. El futuro se ve bastante delicioso, a decir verdad.

Veredicto

Si quieres ponerle las manos encima al 3Doodler (y seguramente no eres de los 30 mil que apoyaron el proyecto originalmente en Kickstarter) ya se pueden hacer pedidos en el sitio de la página. También hay un producto llamado YAYA que también realiza impresión en 3D, pero como no le hemos puesto las manos encima, no podríamos decir las ventajas de uno sobre otro.

Claro, nos gustaría una versión más delgada del 3Doodler y con una batería compatible con diferentes plásticos y materiales, pero es que nosotros somos realmente exigentes. El 3Doodler 'imprime' verdaderamente de forma libre sin la angustia que puede acompañar a las impresoras 3D regulares, y convierte la impresión en 3D en un juego que combina la creatividad con nuestros sueños más locos.

Stuff says... 

3Doodler reseña

De bajo costo, sucia (¿a quién no le gusta ensuciarse las manos?) y divertida para todas las edades. El 3Doodler es nuestro nuevo juguete tecnológico favorito.
$1,500
Good Stuff 
Rápida de comenzar a usar
Cuesta diez veces menos que una impresora en 3D
Si inviertes tiempo y concentración, serás premiado
Es divertido de mirar aunque no la estés usando
Bad Stuff 
Las creaciones dependen de tu pulso y talento
Los niños se pueden aburrir e incluso quemar
No es ideal para crear objetos de calidad